USADA acaba de darle una suspensión de un año a Jon Jones, lo que lo mantendrá fuera del octágono hasta julio de 2017.

El campeón interino dio positivo en una prueba de dopaje previo a la función de UFC 200. Siendo una prohibición retroactiva, el peleador podrá competir en verano. El programa anti-doping de la UFC anunció su veredicto de la siguiente manera:

 

 

La última vez que Jones se subió a la jaula fue en abril, donde enfrentó a Ovince Saint Preux durante el UFC 197, reclamando el campeonato interino de peso ligero.