Joe McNight quiere justicia para él y todos los demás

La muerte de Joe McNight quiere justicia. Este ex jugador de futbol americano fue asesinado por un hombre blanco en la carretera.

El primero de diciembre de 2016, Joe McNight viajaba en su auto con destino a Nueva Orleans y se detuvo en una intersección del camino en Terrytown. Mientras estaba allí se encontró con un hombre de 54 años que comenzó a discutir con él y a amedrentarlo. Tras unos minutos, perdió la paciencia y disparó a McNight, quién cayó al suelo por el impacto. El desconocido se aproximó al cuerpo y les disparó una segunda vez.

Joe McNight murió esa tarde a los 28 años. Durante su vida fue famoso por ser running-back de los New York Jets y Kansas City Chiefs. En sus años colegiales había sido condecorado por su alma mater, la Universidad de California. Más recientemente se había trasladado de la NFL a la CFL (Canadian Football League) en donde jugaba para Saskatchewan Roughriders. Su nombre se unió a los de miles de afroamericanos que han sido asesinados por ciudadanos blancos, abriendo la dolorosa llaga del racismo en el sur de los Estados Unidos.

El hombre que fue detenido tras la balacera, Ronald Gasser, admitió a los investigadores que fue él quien jaló el gatillo del arma que asesinó a McNight. Sin embargo, el 2 de diciembre fue dejado en libertad sin ningún cargo para, de acuerdo con las autoridades, continuar con la investigación pertinente.

Esta decisión enfureció a los familiares y amigos del ex futbolista, sin contar los miles de comentarios que se desataron en redes sociales y comenzaron a surgir amenazas de protestas incluso cuando el sheriff de Jefferson Parish, Newell Normand, salió a explicar la situación en conferencia de prensa.

De acuerdo con una crónica de The New York Times, Normand parecía hastiado por los periodistas y sólo acertó a declarar que el proceso aún no acababa y que las entrevistas a testigos todavía continuaban. Cuando fue cuestionado por la liberación de Gasser después de su confesión, respondió que en Louisiana existen algunos estatus que permiten ese tipo de movimientos como defensa. Finalmente sentenció “esto no es un asunto sobre raza” y amenazó a los protestantes de ser encarcelados si no lo hacían en el área especialmente designada.

Minutos más tarde la NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) congregó a su propia conferencia de prensa en la que declaró:

“Creemos que un hombre negro fue linchado ayer. Queremos respuestas”.

De acuerdo con una declaración recuperada por AP, previo a las conferencias de prensa, Gasser fue encontrado con un arma semiautomática que había disparado tres veces. McNight tenía tres heridas de bala; una en la mano, otra en el hombre y la última en el pecho. Las evidencias continúan ahí, quietas esperando a la justicia. ¿Cuánto tiempo tardará en llegar esta vez?

Por Axel Salas.

Publicidad