Joao Maleck protagonizó la semana pasada un choque del cual resultaron dos muertos. Luego de pasar unos días en el hospital, fue ingresado en el Penal de Puente Grande donde estará mientras se recaban pruebas para continuar con las investigaciones correspondientes.

Te recomendamos: Juzgado como “borracho asesino”, copiloto de Joao Maleck salió del auto y se desplomó [VIDEO]

Según la Fiscalía del Estado de Jalisco, los peritajes señalaron que el ahora exjugador del Sevilla iba a 60 kilómetros por hora, además de que “en la prueba de etanol (alcohol etílico) el resultado de los peritajes fue positivo en una proporción de 50 miligramos por 100 mililitros de orina, mientras que el resultado de sangre salió negativo”. Estas cifras señalan que el canterano del Santos no iba alcoholizado, sin embargo, este domingo se dio a conocer que varias evidencias fueron escondidas con tal de no inculparlo.

Maleck saldrá de la cárcel… solo si paga millonaria cantidad

“Sí había botellas adentro del carro, intentaron sacarlas primero y algunos vecinos que ya se habían acercado pues le dijeron que no, ya empezaron a decir el nombre de este futbolista, pero después llegó un tercero y que fue el que les ayudó a llevarse las botellas”, fueron las declaraciones de un testigo para Grupo Reforma.

Según el entrevistado, esa persona se llevó las pruebas a una casa ubicada en la calle Playa de Hornos a la altura de Avenida Tepeyac. Mientras tanto, el resto de las personas acusaban al jugador y él solo decía “soy futbolista”.

“Cuando (Joao) vio que la cosa estaba grave y que le insultaban los vecinos y le reclamaban, se quedó acostado en el césped del camellón y lo único que decía cada rato era que era futbolista”, señaló.

Juzgado y detenido, Joao Maleck se va al reclusorio de Puente Grande

El testigo aseguró que despidió a Maria Fernanda Peña y Alejandro Castro según las tradiciones de la religión católica, mientras que Joao Maleck seguía defendiéndose con el balompié mientras estaba tirada en el pasto.

“Entre que pedía yo los santos óleos para ayudar, me acerqué al otro vehículo (el Mustang) y vi, porque oí que él (Maleck) solamente decía que era futbolista y que era futbolista, nunca pidió ayuda, decía que era futbolista”, resaltó.