Jeonbuk Hyundai, el rival perfecto para limpiar el orgullo

A estas alturas, todo México (tampoco es para tanto) sabe que América disputará el Mundial de Clubes en Japón. Su aventura comienza el próximo domingo a las cuatro de la...

A estas alturas, todo México (tampoco es para tanto) sabe que América disputará el Mundial de Clubes en Japón. Su aventura comienza el próximo domingo a las cuatro de la mañana (sí, muy temprano) frente al Jeonbuk Hyundai, de Corea del Sur.

A diferencia del “Ame”, que está de fiesta por su cumpleaños cien, el conjunto surcoreano no puede presumir de tantos años con vida. Fundado en 1994, el Jeonbunk quiere darse el mejor regalo al derrotar al equipo mexicano, pues un día después (12 de diciembre) festejará sus 22 primaveras.

Hoy en día, los patrocinados por Hyundai juegan de locales en el Estadio Mundialista Jeonju, un recinto con malos recuerdos para los mexicanos. Resulta que ese inmueble fue construido para la Copa Mundial de Corea-Japón en 2002 y ahí mismo la Selección Mexicana cayó ante Estados Unidos en los octavos de final, dejando una de las derrotas más amargas en el futbol azteca.

Otro aspecto que diferencian a ambas escuadras de manera muy notable es el valor de la plantilla: por un lado, el América puede presumir que su valor total es de 42 millones de dólares, muy por encima de los 17 millones que cuesta el combinado asiático.

La diferencia monetaria nos hace suponer que en la cancha será igual, los antecedentes entre los dos permiten reafirmar la hipótesis. En el Mundial de Clubes de 2006, mexicanos y surcoreanos (América y Jeonbuk) se enfrentaron en la búsqueda del tercer lugar del certamen y, gracias a un gol de Ricardo Francisco Rojas (¿alguien lo recuerda?), el sueño azulcrema se hizo posible.

Sin embargo, han pasado 10 largos años de aquel juego y el Jeonbuk ha madurado. “Los surcoreanos son un equipo con garra, con cierto nivel técnico y con un par de brasileños que tienen calidad”, comentó Javier Aguirre a ESPN Digital, el técnico pudo observar al Jeonbuk cuando derrotó al Al Ain de los Emiratos Árabes Unidos, donde el mexicano dirige actualmente.

No importa el hecho de tener 79 años de diferencia o los 23 millones de dólares más en el coste de la plantilla. Al final, lo que queda en las transmisiones de televisión, y en el recuerdo, es el juego otorgado. Y es ahí donde el América tiene una deuda pendiente con su afición, por lo hecho el año pasado (perdieron ante el Guangzhou Evergrande). Es el momento de sanar las heridas y el Jeonbuk parece el rival perfecto.

Publicidad