Bien dice el refrán que “árbol que crece torcido, jamás su tronco endereza” y vaya que con algunos deportistas esta frase aplica al pie de la letra, sobre todo con esos casos de rebeldía o malas decisiones, como ha sucedido con Jeff Hardy, luchador de la WWE.

Considerado una de las estrellas más importantes del wrestling estadounidense en los últimos años, Hardy también ha dejado malos sabores de boca en las empresas que lo han contratado y a sus fanáticos, en esta ocasión gracias a la combinación de alcohol y volante.

Lee más: “Jeff Hardy retiene el título, pero pierde un diente” 

El día sábado, 10 de marzo, circuló la noticia de que Jeff había sido arrestado, pero los motivos se dieron a conocer hasta el domingo, después de que se realizara el PPV Fastlane de la WWE. El encargado de confirmar el hecho y el por qué fue Ryan Satin, editor de la página Pro Wrestling Sheet, quien aseguró que “Jeff Hardy fue arrestado en Carolina del Norte durante el fin de semana por conducir intoxicado”.

Al parecer, Jeff se salió de la carretera y golpeó un barandal de protección, lo que provocó múltiples giros del automóvil, así lo informó el sitio Wrestling Inc

Pese al incidente, el luchador habría sido liberado una hora más tarde, y sin algún problema físico mayor, sin la necesidad de pagar fianza, aunque sí se le fue retirada su licencia de conducir por 30 días, antes de comparecer en un tribunal, el próximo 16 de abril, según PWInsider.

En el pasado, Hardy admitió haber subido al ring bajo el efecto de las drogas, dejando escenas lamentables en la WWE, aunque también supo reaccionar, lo cual le permitió regresar a la empresa en Wrestlemania 33, aunque condicionado, por lo que no puede dar positivo a sustancias tóxicas (excepción de drogas y marihuana ‘tradicional’).

En lo que corresponde a su panorama luchístico, el menor de los Hardy estaría preparando su regreso al cuadrilátero en el mayor de los escenarios, Wrestlemania 34, después de haber sido operado por sus lesiones en el manguito rotador y hombro derecho.

Veremos si Jeff es capaz de sobreponerse a otro golpe en su historial delictivo y, aunque esto no supondría ningún problema con la WWE, debe mantenerse alejado de aquello que lo pueda hacer tomar una decisión equivocada con más repercusiones.