Tanto se ha hablado de Chivas en casi todo el torneo que ya no existen palabras o calificativos para definirlos. Ya está por demás decir que su temporada volvió a ser decepcionante, a pesar de la inversión que tuvo el equipo previo a encarar el Clausura 2019.

José Saturnino Cardozo inició el certamen y lo culminó Tomás Boy, quien recientemente se anunció que iba a seguir, por lo menos dos años dentro de la institución rojiblanca. El equipo quedó eliminado y ahora s viene una especie de limpia y uno de los que suena para marcharse es Jair Pereira, capitán del club que vino a menos en su funcionamiento, pero que no sería solo ese el motivo por el que se va del Rebaño.

¡Crisis! Chivas tendría que vender a sus figuras para evitar ser embargado

De acuerdo con información de MedioTiempo, Tomás Boy quiere darle salida a Jair Pereira por la relación que aún mantiene el defensor con Matías Almeyda, donde se rumora que hasta se hablaban por teléfono desde el vestidor rojiblanco.

Chivas quiere dejar atrás todo lo que tenga que ver con el pasado y el estratega argentino es uno de ellos. Por mucho que la afición aún le tenga estima al Pelado, en el interior de Verde Valle ya es visto como algo tóxico.

Los títulos que consiguió nadie se los quita, su nombre estará en la historia, al menos reciente, de la institución. Pero el contacto que tiene con Jair Pereira fue suficiente para poner “de malas” a los dirigentes y el cuerpo técnico.

Lo que no cayó bien fue que el jugador mexicano le ha contado todo a Matías Almeyda respecto a lo que sucede en el Guadalajara. Por ello empezó a ser visto con otros ojos en el plantel y muchos especulan a que de ahí vino su bajón futbolístico.

Es por eso que en Chivas decidieron que Jair Pereira no forme parte del club ya, para que también sirva como escarmiento para otros futbolistas que quieran seguir los mismos pasos del capitán o que en su momento filtraron información de los pormenores del equipo.

Matías Almeyda aún le llora a su ex: “Conmigo Chivas no estaría donde hoy”

A ver si con tanta limpia no se van de una vez los verdaderos culpables de la crisis que atraviesa el Rebaño Sagrado.