Tres italianos desaparecieron en México y el estadio del Napoli los reclamó

El 20 de agosto de 2011 el crimen alcanzó por primera vez lo que hasta entonces pensábamos intocable. Era la Jornada 6 del torneo Apertura 2011 y Santos Laguna recibía...

El 20 de agosto de 2011 el crimen alcanzó por primera vez lo que hasta entonces pensábamos intocable. Era la Jornada 6 del torneo Apertura 2011 y Santos Laguna recibía en la otrora Casa del Dolor Ajeno a Monarcas Morelia. Al minuto 40 del primer tiempo comenzaron a escucharse las detonaciones a las afueras del inmueble, en la carretera Torreón-San Pedro. “Gracias a Dios tenemos saldo blanco”, afirmó Alejandro Irarragorri, presidente de Santos.

Ese día se rompió la barrera que mantenía al futbol a salvo de la delincuencia y a partir de ese momento hemos vivido un sinfín de situaciones que involucran al crimen organizado con el balompié.

Lee más: Todo lo que se sabe de los italianos desaparecidos en Jalisco

Hoy, penosamente, el futbol profesional de Italia le solicitó a México lo que nosotros hemos reclamado desde hace mucho tiempo: justicia. En el partido de la Jornada 25 de la Serie A entre el Napoli y el SPAL, apareció en la Curva A del estadio de San Paolo, una manta con la leyenda “Liberate i napoletani in Messico” (Liberen a los Napolitanos en México).

Y es que el 31 de enero, los italianos Antonio Russo, Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino desaparecieron en Tecalitlán, un municipio ubicado en el Sureste de Jalisco. El día de hoy se dio a conocer un audio de WhatsApp en el que Antonio relataba que la policía los había detenido cuando cargaban gasolina. A partir de ese momento no han sabido nada de ellos.

La presencia de los tres italianos en Tecalitlán, según Roberto López Lara (Secretario General de Gobierno de Jalisco), se debía a temas comerciales y la investigación ya se encuentra en manos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SIEDO).

“Estamos seguros que nuestros familiares han sido encerrados por la policía, no por secuestradores, y no tienen la posibilidad de contactarnos”, declaró Gino, familiar de los desaparecidos para el portal internapoli.it

El fin de semana se realizaron marchas y protestas con respecto a los tres napolitanos desaparecidos, pero sin duda la que ha tenido mayor relevancia e impacto es la que se vivió en San Paolo. El futbol es un deporte y entretiene pero también sirve para protestar y dar queja de las situaciones que son ajenas al deporte pero involucran a una comunidad. Penosamente México volvió a ser protagonista de una historia que mezcla delincuencia con futbol.

Publicidad