Islandia homenajea al portero de Nigeria que se perdió el Mundial por la leucemia

El emotivo detalle que tuvieron los islandeses con el portero de Nigeria

Hace menos de un año, el 6 de Julio de 2017, para ser exactos, Carl Ikeme se presentó con el medico del Wolverhampton para unas pruebas de sangre, sin saber que ese sería su último día como futbolista profesional.

Luego de los examines correspondientes, el club recién ascendido a la Premier League indicó que su guardameta, de 31 años en ese entonces, había arrojado “resultados sanguineos anormales” y más tarde se confirmó que tenía Leucemia. Desde entonces, el nacido en Sutton Coldfield, Birmingham, lucha por superar la enfermedad que lo ha obligado a retirarse, y a perderse un Mundial en el que estaba destinado a ir como titular.

Lee más: Carl Ikeme: Wolves goalkeeper diagnosed with acute leukaemia

“Todos los que pertenecemos a los Wolves nos sentimos tristes e impactados cuando escuchamos el diagnostico de Carl. Y cuando digo a todos, me refiero a los jugadores y todo el staff. Carl ha estado en el grupo por mucho tiempo y es una personalidad muy admirada y respetada dentro del grupo.

Todos sabemos que Carl es un guerrero muy competitivo y no tengo dudas de que mostrará todos esos atributos en esta batalla.

Por su familia no tiene que preocuparse. Les daremos todo el amor y apoyo que podamos darle como club e institución. Estamos con él en cada paso que dé rumbo a su recuperación”, comentó el director deportivo, Laurie Dalrymple, poco tiempo después de conocer la noticia.

“El término leucemia significa sangre blanca”, indica el portal medlineplus.gov. “Los glóbulos blancos (leucocitos) son producidos en la médula ósea y el cuerpo los utiliza para combatir infecciones y otras sustancias extrañas.

La leucemia lleva a un aumento incontrolable de la cantidad de glóbulos blancos.

Las células cancerosas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros (leucocitos) saludables. Entonces, se pueden presentar síntomas potencialmente mortales a medida que disminuyen las células sanguíneas normales.

Las leucemias se dividen en 2 tipos principales:

  • Aguda (que progresa rápidamente).
  • Crónica (que progresa más lentamente).

Los tipos principales de leucemia son:

Leucemia linfocítica aguda (LLA):  Es un cáncer de crecimiento rápido de un tipo de glóbulo blanco llamado linfoblasto. 

La LLA se presenta cuando la médula ósea produce una gran cantidad de linfoblastos inmaduros. La médula ósea es el tejido suave en el centro de los huesos que ayuda a formar todas las células sanguíneas. Los lnifoblastos anormales crecen rápidamente y reemplazan a las células normales en la médula ósea. La LLA evita que las células sanguíneas se produzcan. Los síntomas potencialmente mortales pueden presentarse a medida que bajan los hemogramas normales.

Síntomas:

La LLA hace que una persona sea más propensa a sangrar y presentar infecciones. Los síntomas incluyen:

  • Dolor en huesos y articulaciones
  • Propensión a hematomas y sangrado (como encías sangrantes, sangrado de la piel, sangrado nasal, periodos anormales)
  • Sentirse débil o cansado
  • Fiebre
  • Pérdida de apetito y de peso
  • Palidez
  • Dolor o sensación de llenura por debajo de las costillas a causa del agrandamiento del hígado o el bazo
  • Pequeñas manchas rojas en la piel (petequias)
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello, bajo los brazos y en la ingle
  • Sudores fríos

Leucemia mielógena aguda en adultos:

La leucemia mielógena aguda (LMA) es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea. Esta es el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. El cáncer crece a partir de las células que normalmente se convertirían en glóbulos blancos.

Aguda significa que la enfermedad avanza rápidamente y usualmente tiene un curso agresivo.

Síntomas

La LMA no tiene síntomas específicos. Los síntomas que se observan se deben principalmente a las afecciones relacionadas. Los síntomas de LMA pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Hemorragia nasal
  • Hemorragia e inflamación (poco común) en las encías
  • Hematomas
  • Dolor y sensibilidad ósea
  • Fiebre y fatiga
  • Periodos menstruales abundantes
  • Palidez
  • Dificultad para respirar (empeora con el ejercicio)
  • Erupción o lesión de la piel
  • Pérdida de peso

Leucemia linfocítica crónica (LLC):

Es un cáncer de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos. Estas células se encuentran en la médula ósea y otras partes del cuerpo. La médula ósea es el tejido suave en el centro de los huesos que ayuda a la formación de todas las células de la sangre.

La LLC causa un incremento en un cierto tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos B, o células B. Las células cancerosas se propagan a través de la sangre y la médula ósea. La LLC también puede afectar los nódulos linfáticos u otros órganos como el hígado o el bazo. La LLC eventualmente puede causar que la médula ósea pierda su función.

Síntomas

Generalmente, los síntomas aparecen lentamente. La LLC con frecuencia se detecta por medio de exámenes de sangre hechos en personas por otras razones o que no tienen ningún síntoma.

Los síntomas de la LLC pueden incluir:

  • Hematomas anormales (si las plaquetas están bajas)
  • Inflamación de los ganglios linfáticos, el hígado o el bazo
  • Sudoración excesiva, sudores fríos
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Infecciones que siguen reapareciendo (recurrentes) a pesar del tratamiento
  • Falta de apetito o sentir llenura con demasiada rapidez (saciedad temprana)
  • Pérdida de peso

Leucemia mielógena crónica (LMC):

Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea. Este es el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar todas las células sanguíneas.

La LMC ocasiona un crecimiento incontrolable de células inmaduras y maduras que forman un cierto tipo de glóbulos blancos llamados células mieloides. Las células enfermas se acumulan en la médula ósea y en la sangre.

La fase crónica puede durar meses o años y la enfermedad se puede presentar con pocos síntomas o ser asintomática durante este tiempo. La mayoría de las personas reciben el diagnóstico durante esta etapa, cuando les hacen exámenes de sangre por otras razones.

La fase acelerada es una fase más peligrosa. Las células de la leucemia se multiplican con mayor rapidez. Los síntomas frecuentes abarcan fiebre (aunque no haya infección), dolor óseo y una inflamación del bazo.

Sin tratamiento, la LMC progresa a una fase de crisis hemoblástica. Se puede presentar sangrado e infección debido a la insuficiencia de la médula ósea.

Entre otros posibles síntomas de crisis hemoblástica están:

  • Hematomas
  • Sudoración excesiva (sudores nocturnos)
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Presión bajo las costillas izquierdas inferiores a causa de la inflamación del bazo
  • Erupción: pequeñas marcas puntiformes y rojas en la piel (petequias)
  • Debilidad

Leucemia de células pilosas

La leucemia de células pilosas (LCP) es un cáncer inusual de la sangre. Afecta a las células B, un tipo de glóbulo blanco (linfocito).

Síntomas

Los síntomas de la LCP pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Tendencia a la formación de hematomas o sangrado
  • Sudoración excesiva (especialmente en la noche)
  • Fatiga y debilidad
  • Sensación de llenura después de comer solo una pequeña cantidad
  • Infecciones y fiebres recurrentes
  • Dolor o llenura en la parte superior izquierda del abdomen (bazo agrandado)
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Pérdida de peso

Consciente de esta situación, el delantero Jón Dadi Bodvarsson, quien coincidió en los Wolves con el arquero, decidió dedicarle un gesto y animó a sus compañeros a posar con una camiseta islandesa con el dorsal 1 y el nombre de su ex compañero, previo al encuentro de hace unos momentos entre Nigeria e Islandia.

“Le deseamos todo lo mejor. Somos una gran familia”, dijo el capitán Aron Gunnarsson, y Heimir Hallgrimssson, entrenador de los europeos, también tuvo algo que decir al respecto: “hay cosas mucho más grandes que el fútbol”.

Este caso se une a los de Elías Pereyra, Stylian Petrov, Pirmin Schwegler y Agustín Fuica como los futbolistas que han superado esta enfermedad, estando relacionados con el futbol.

Publicidad