Vivimos en una época en la que por el hecho de ser mujer, por desgracia, tienes que estar más alerta por el hecho de ser más propensa a sufrir algún tipo de peligro. En esta ocasión le tocó a Diana Laura Nuñez, mexicana campeona del mundo Sub 22, ya que este domingo estuvo a punto de ser secuestrada.

“Casi me suben a la fuerza a un taxi y quién sabe que me hubiera pasado”, denunció por medio de Facebook la frontenista saltillense, quien actualmente reside en la Ciudad de México como parte de un intercambio académico entre la Universidad Autónoma de Coahuila y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Andrés Chitiva recibió amenaza de secuestro

“La situación en nuestro país cada vez está peor, es increíble tanta inseguridad. Afortunadamente pude correr a tiempo y no lograron hacerme nada”, señaló en el mismo posteo.

Su familia y amigos no dejaron de brindarle su apoyo, al mismo tiempo que lamentaban la situación y le daban consejos para “sobrevivir” en la capital del país.

“Tengo un imán o algo para este tipo de cosas, me asusté horrible, no sabes”, respondió en uno de los comentarios la atleta.

Y lamentablemente esto es real, en enero de 2017 publicó una primera denuncia con un número de celular, diciendo que le marcaban varias veces y que la amenazaba.

Sin embargo, no paró todo ahí. En octubre del mismo año precisamente, también por redes sociales denunció el acoso de un hombre.

“Espero hayas recibido mi mensaje, el que te deje en tu bocho. Es tu primer advertencia, tienes tres. Ya quiero tener tu cuerpo y hacerte mía, no es juego”, amenazó un perfil con el nombre de Julio Dominguez.

“Me dejaron una nota, diciendo claramente mi nombre completo y que me iba a violar y a matar. Lo importante no es el vidrio, sino que tengo desde enero aproximadamente, siendo amenazada por este sujeto primero por llamadas a mi celular de distintos teléfonos, después lo mensajes de Facebook y ahora esto del carro. NO ME ASUSTAS, NO TE TENGO MIEDO”, aseguró.

Campeona mundial, modelo, exaspirante a Miss Coahuila en el 2016, estudiante de comunicación y jugadora de futbol americano en bikini, la joven de 22 años hasta hace menos de una semana relataba al periódico El Universal que ya había una demanda para investigar el caso de acoso por el que está pasando e invitó a las mujeres que pasan por una situación similar a alzar la voz bajo el hashtag de #NiUnaMás.