Árbitro mexicano haría huelga de hambre

El árbitro mexicano, Adalid Maganda, amenazó con irse a huelga de hambre por racismo de Arturo Brizio
Imagen: Twitter

Porque cuando pareciera que solo la discriminación hacia las mujeres se hace presente en el deporte, en pleno Siglo XXI el racismo alza la mano para darle pie a más casos.

En abril, el exárbitro Adalid Maganda denunció públicamente que Arturo Brizio, ti le fue bajando su actividad deportiva por su color de piel y que cuando le fue a pedir cuentas lo llamó “pinche negro”.

Y aunque en un inicio negó tales acusaciones, Brizio no ha vuelto a hablar del tema. Ante esta situación Maganda amenazó directamente al Presidente de la Comisión de Arbitraje.

“El miércoles tenemos una audiencia en Conapred y si Brizio no se presenta, iniciaré una huelga de hambre en las puertas de la Federación Mexicana de Futbol en Toluca, hasta que los directivos de la federación y los dirigentes de los árbitros, como también con Jorge Gasso y Julio Escobar, renuncien a su puesto o den la cara, porque hasta ahorita no lo han hecho”, aseguró Adalid, según información de ESPN.

Apoyo no le falta al demandante, el titular de la Asociación Afromexicana, Wilner Matelus, se le fue con todo a la FMF y exigió la renuncia de Brizio.

“Sabemos que la Federación Mexicana es un organismo que no rinde cuentas a nadie, ahí hay bastante corrupción. Lo más vergonzoso es que hasta ahorita no hay ningún pronunciamiento de los directivos de futbol en nuestro país sobre este caso, tampoco hay solidaridad por parte de los afiliados de la federación, no sé si por miedo. Tampoco hay solidaridad por parte de los futbolistas y de algunos exfutbolistas y exárbitros”.

“Hoy en día hay un enorme esfuerzo que están haciendo organizaciones internacionales contra la discriminación. Si no hay justicia esto va a crecer más. El futbol es el deporte número uno y ahí está creciendo la violencia”, afirmó.

Según Código Espagueti: “El racismo no comenzó recientemente, y tampoco creció solo. Ha ido caminando de la mano de su gemelo: el ‘concepto de clase social’ […] La discriminación es prima hermana del racismo, y es tan cotidiano para nosotros que a veces ni lo notamos, pero a la hora de pedir tacos del Güero’, el ‘paisa’, el ‘joven’, el ‘carnal’, la diferencia se nota”. Con base en esto, ¿a nuestros directivos se les subió tanto poder a la cabeza?