Honor a quien honor merece. En la semana más importante de la lucha estadounidense, Ric Flair, una de las máximas figuras en la historia de la WWE, fue honrado de una manera muy especial.

Durante el Fan Axxes de WrestleMania, The Nature Boy fue galardonado con una estatua hecha de bronce y a tamaño real, en una ceremonia comandada por el el director de operaciones, Triple H. 

Junto a Flair estuvieron su hija Charlotte y los ex luchadores Shawn Michaels y Sting. Así, Ric se une un selecto grupo en tener su propia estatua, donde están André el Gigante, Ultimate Warrior, Bruno Sammartino y Dusty Rhodes.