La desgarradora historia de abuso que sufrió Ariana Kukors con su entrenador

El deporte en los Estados Unidos vive un momento crítico y no es por lo que sucede en las competencias, si no por los escándalos de abusos sexuales que han...

El deporte en los Estados Unidos vive un momento crítico y no es por lo que sucede en las competencias, si no por los escándalos de abusos sexuales que han sufrido sus atletas. Hoy una denuncia más se suma, la de la ex nadadora Ariana Kukors, quien denunció a su ex entrenador Sean Hutchinson por abusar de ella cuando era menor de edad.

“Nunca pensé que iba a compartir mi historia, porque ya solo con el hecho de sobrevivir era suficiente. Pero con el tiempo, me he dado cuenta de que historias como la mía son demasiado importantes para no escribirlas”, declaró Kukors que hoy tiene 28 años y participa como comentarista de natación en los medios de comunicación.

La denuncia se hizo el 30 de enero y quienes tomaron cartas en el asunto fue el Departamento de Seguridad Nacional, quienes allanaron la residencia de Hutchinson en Seattle, Washington, y de donde incautaron material que se está investigando.

Ariana explicó que desde los 13 años, Hutchinson la tocaba dentro de la alberca y que abusó de ella cuando tenía 16 años. Por su parte, el ex entrenador de la selección nacional declaró que la relación que tuvo con la nadadora fue cuando ella era mayor de edad y fue algo consensuado.

Ariana hizo una publicación contando la relación con Hutchinson llamada “Mi Historia”, en ella relata que conoció al entrenador cuando tenía 13 años y que le pareció una persona muy buena. “Hutchison era agradable, querido, carismático y un líder increíblemente convincente. Nos aferramos a cada palabra que dijo”.

https://twitter.com/ArianaKukors/status/961963501362253825

La relación se intensificó hasta que Kukors cumplió 15 años, pues la hizo sentir elegida y especial entre las demás, sin embargo se tornó más abusiva y manipuladora hasta el punto de preguntarle si llevaba ropa interior al interior de un automóvil.

“Hablábamos todo el tiempo. Abrazos posteriores a las carreras que duraban demasiado tiempo, cafés después del entrenamiento y mensajes de texto constantes fueron las maneras en que se aseguró de que confiara en él para todo. Comenzó por hacerme sentar en su regazo cuando estábamos solos, luego progresó hasta besarme en los ascensores y tocarme sobre la ropa. Una vez me puso un anillo de papel en el dedo anular que ponía ‘mi bella Ari’, y me dijo que quería pasar su vida conmigo. Tenía 34 años, yo 16”, publicó la ex nadadora.

La relación continuó en los siguientes años, donde Hutchinson la convenció de no alejarse de ella hasta el punto de acompañarla tras conseguir el oro mundial y récord incluido en el 2009 cuando se le hizo una oferta de seguir su preparación en el estado de California.

“Pienso en esos tiempos ahora y, llorosa, me pregunto por qué nadie me ayudó… por qué nadie intervino para salvarme de este monstruo. Todavía es difícil de comprender, pero Sean había perfeccionado el arte de la manipulación; yo ni siquiera era consciente de que necesitaba ayuda”, narró.

El ex entrenador incluso llegó a atener una novia como coartada para su situación con Kukors. USA Swimming investigó el caso al hacerse pública la relación de ambos pero dio carpetazo en 2011 al ser defendido por la misma Kukors por las presiones de Hutchinson de tener una relación seria.

Ya para los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, el entrenador hostigó mediante correos electrónicos a Ariana, pidiéndole fotos donde apareciera desnuda. Ella quería terminar todo y le platicó su situación a su familia.

Cuando regresó, ambos se encontraron en la casa de Hutchinson donde la encerró en el primer piso y solo podía salir cuando él se lo permitiera. Hasta que meses después aprovechó un viaje de su ex entrenador para escapar y comenzar una nueva vida, aunque él nunca dejó de presionarla.

Aunque Kukors hizo una denuncia publica, Hutchinson no ha sido detenido pues no existe nada en los juzgados y el caso se mantiene en investigación.

Esta situación se une a las muchas denuncias que tiene al ex médico de la selección de Gimnasia en los Estados Unidos, Larry Nassar, quien fue encontrado culpable de tener pornografía infantil y abuso de menores, actualmente se encuentra cumpliendo una sentencia de 60 años en Arizona por los cargos de pornografía aunque su juicio aún continúa por los abusos.

Publicidad