Así como en la vida, en el futbol nada es seguro. Un día estás arriba, otro abajo y otras veces ni siquiera existes. La disparidad económica es tanta que de a poco la Liga MX se empieza a dividir.

Equipos como Monterrey, Tigres, Cruz Azul y America pueden considerarse como los grandes, al menos en ataría financiero. Los demás deben navegar entre la media tabla o con el chispazo de una buena campaña.

¿Héctor Moreno cerca de regresar a la Liga MX?

Si así es en la Primera División, imaginen en equipo de categorías inferiores. Hoy, varios quieren invertir en el balompié azteca cueste lo que cueste, sino pregúntenle al Atlético de San Luis. Y en Tercera División un grupo de hackers profesionales intentaron comprar un club y terminaron detenidos por el delito de fraude electrónico.

Este jueves parecía ser un día normal. En León, Guanajuato, estaban a la expectativa por la Semifinal de ida entre América y los Panzas Verdes. Pero lamentablemente en esta ciudad se dio la detención de hackers que estuvieron muy cerca de adquirir a un club del futbol mexicano. Esta banda delictiva era buscada desde el 2008, donde tuvieron que ver con el ataque a la banda electrónica.

Gracias a que trataron de comprar al equipo, de cual no se conoce su identidad, fue que las autoridades los ubicaron y los detuvieron de forma inmediata. El grupo era conocido como Bandidos Revolution Team, está integrado por Héctor N- también conocido como “El H1”, “Bandido Boss” o “El Patrón”, entre otros.

En total agarraron a ocho personas, seis hombres y dos mujeres, de los cuales ninguno ejerció violencia. En total les decomisaron 27 vehículos de lujo, siete motocicletas, estupefacientes, dos armas de fuego y decenas de cajas fuertes que contenían un total de 20 millones de pesos

Acoso y sextorsión: realidades millennials de las que el deporte no se escapa

La captura se logró gracias a un trabajo de mucho tiempo. Se realizaron una serie de cateos en domicilios de León, luego de que un reconocido banco hiciera una denuncia por fraude electrónico. Fue en ese momento cuando se dieron cuenta de la compra de la franquicia. Los hackers eran tan ágiles y peligrosos que hasta contaban con escoltas destinados por una empresa privada.