¿Hacer ‘Porno’ es razón suficiente para despedir a un jugador profesional?

Cada ser humano tiene sus gustos, manías y placeres, por lo que cada quién haga en su tiempo libre no debe involucrar vínculos laborales (bueno, eso pensamos muchos). Hoy el...

Cada ser humano tiene sus gustos, manías y placeres, por lo que cada quién haga en su tiempo libre no debe involucrar vínculos laborales (bueno, eso pensamos muchos). Hoy el club británico Billericay Town FC anunció que terminó relación con su jugador Jermaine Pennant tras descubrirse que aparece en un video porno.

Hace algunos días se desató el escándalo en el que salió a la luz un video  del jugador inglés de 35 años acompañado de su esposa Alice Goodwin, quien es actriz porno. En él, Pennant aparece cubriendo su rostro, sin embargo se descubrió que era él gracias a un tatuaje que tiene en sus dedos con la palabra “Love”.


“Anunciamos la salida de Pennant del club. Todos en el Billecary Town FC queremos agradecerle por su contribución esta temporada y le deseamos bien en su futuro”, fue la publicación del club en redes sociales.

Jermaine Pennant llegó a disputar una final de Champions League con el Liverpool, además de vestir las playeras del Stoke City, Leeds, Birmingham y el Zaragoza.

Es cierto que desde hace algunos meses la relación del club, que pertenece a la Bostik Premier Division, con el jugador ya estaba rotas. Pennant estuvo a punto de salir en diciembre pasado, pero decidió mantenerse dentro del club en la liga regional de Londres. Su último juego fue el 16 de enero y desde entonces ya no se le vio ni en los entrenamientos.

Al enterarse de su “separación” del club, el jugador apareció para defenderse en una nota del diario británico The Mirror. “Nuestros abogados están lidiando con la situación ahora, este tipo de cosas deben detenerse. Aunque me vean como un objetivo fácil nadie tiene derecho a escribir mentiras como esa. La mayor preocupación para mí y para Alice es la influencia que todo esto tiene en la familia y los amigos”.

Pennant aseguró que no es un actor porno y no tiene un papel en esa industria. Quién también salió en su defensa fue su pareja.


Es cierto que Jermaine ha estado envuelto en diferentes polémicas, desde nota rosa cuando dejó a su ex esposa para estar con Goodwin, hasta ser el primer jugador de la Premier League en disputar un partido con una pulsera electrónica de localización en su tobillo, ya que la tenía que usar tras participar en un accidente de tráfico donde manejaba ebrio en 2007.

Por su parte, el Billericay Town FC también ha tomado decisiones polémicas, pues hace algunos meses despidió a sus porristas ya que provocaban que los jugadores de distrajeran de su objetivo principal: el club y los resultados.

Pero la decisión de su club parece extrema, independientemente si Pennant acepta ser o no el hombre del video, ya que lo que un jugador haga en su tiempo libre no les incumbe (siempre y cuando no afecte su desempeño laboral).

A esta novela le falta mucho para tener su desenlace, falta que se conozca lo que realmente ocurrió en las oficinas del Billericay Town FC que provocó la salida de Pennant, porque el escándalo del video porno ocurrió en el mejor momento para ellos, pues resultó ser el pretexto perfecto para romper la relación.

Hoy un club profesional que presume su apertura y su apoyo contra la homofobia despide a un jugador por tener intimidad con su esposa frente a las cámaras.

Existen códigos de ética que se deben respetar para mantener la “limpieza y honor” de un deporte; sin embargo, hay que tener en cuenta la individualidad y libre decisión de los jugadores como personas (no como figuras públicas). Ellos sabrán qué hacen público y qué no.

Esta misma semana se filtró el video del jugador del Tottenham y seleccionado inglés Dele Alli con su novia, la modelo Ruby Mae, en la intimidad, razón suficiente para ser señalado. Esta situación provocó que Alli emprendiera acciones legales contra quien publicó el video; sin embargo, su club no tomó medidas drásticas y hasta vio actividad este fin de semana frente al Arsenal.

Dos perspectivas muy diferentes en el ámbito profesional. Tottenham ignorando el caso y haciéndose a un lado, mientras el Billericay “persignándose” ante el video íntimo de su jugador. Hoy los jugadores deben cuidarse dentro de la cancha y hasta de lo que hagan en su habitación, situación que muchos de nosotros (medios, equipos y personas en general) no nos debería importar.

Publicidad