Este es un homenaje al hombre que popularizó los gifs futboleros: Ronaldinho

Uno de los últimos genios que el futbol nos ha regalado es Ronaldinho. La magia del brasileño contagió e inspiró a una generación completa. En las retas del barrio no...

Uno de los últimos genios que el futbol nos ha regalado es Ronaldinho. La magia del brasileño contagió e inspiró a una generación completa. En las retas del barrio no había nadie que no tuviera un jersey azulgrana con el 10 en la espalda.

A mí, el brasileño me llegó a manera de un “librito” que venía con unos tenis plateados, los magia, les decíamos o se llamaban, no sé. Dentro del librito había una secuencia de imágenes del astro carioca que al pasarlas de manera rápida se movían y daban como resultado la vuelta al mundo. Para mí y para mis amigos, todos nacidos en los noventa, significó el inicio de una época que tenía como pilares cuatro cosas: los tenis deportivos, la magia en el futbol, Ronaldinho y los gifs de Ronaldinho.

Lee más: Promotor intentó defraudar a Ronaldinho en México.

Así nos llegó Ronaldo de Assis Moreira, con una serie de lujos que no todos nos podíamos dar. Muchos lo conocimos en el Barcelona, ignorábamos que había debutado en el Gremio de Porto Alegre, y pasado por el PSG para después desplegar su mejor futbol con los culés. Dinho llegó a España el 21 de julio de 2003. Con los catalanes lo logró todo. Incluso que el Santiago Bernabéu, casa del odiado rival, se pusiera de pie y lo aplaudiera.

Hoy es su cumpleaños número 38 y queremos recodarlo de una manera retro, con los gifs que se traficaban en la secundaria por infrarrojo. Transferencias que podían interrumpirse con cualquier movimiento pero que hacía que valiera la pena con tal de tener al mago derrochando talento en la pequeña memoria interna del móvil.

Uno de los gifs que más recuerdo es el de la “elástica”. En el intento de replicar la jugada varios caíamos al piso y no eludíamos a nadie. Pero ver en loop la jugada del 10 culé nos motivaba más que ninguna otra cosa.

Un “¿ya viste esta?”, precedía a tener la pantalla del celular enfrente, luego borrar lo que no servía para después hacer espacio y engrosar las filas de la carpeta “Ronaldinho”. Jugadas que en los pies de Dinho parecían sencillas, pero en el asfalto eran casi imposibles de desarrollar. Mientras Jar Jar Binks revolucionaba el futbol, los gifs hacían lo propio con la tecnología. Su primer gol con la casaca azulgrana, por supuesto, no podía pasar desapercibido.

Todo, absolutamente todo lo que hiciera Ronaldinho era digno de compartirse y recibirse a través de lo que, a principios de los dos mil, controlaba los celulares. Claro, sin contar los tonos polifónicos.

Las jugadas del 10 de Brasil y del Barcelona son pinturas que una generación entera guardó en su celular para convertirlo en una galería de arte. Sin duda la nostalgia del futbol actual tiene mucho que ver con Ronaldinho y la tecnología también le debe mucho.

Pero Jar Jar no fue exclusivo de los gifs, también reventó YouTube al ser protagonista del primer video que llego al millón de visitas. El futbol tenía un nuevo exponente, que hay que decirlo, fue fugaz. La tecnología también tenía un aliado. Nadie se hubiera imaginado que muchas de las imágenes que se traficaban en las escuelas eran de futbol.

Los alumnos temían a que el celular les fuera confiscado obligando a sus padres a asistir para poder recoger el aparato que sería formateado sin sentimiento alguno. ¿Cuántas galerías dedicadas a Ronaldinho se habrán perdido? ¿Cuántas horas de apareamiento celular vía infrarrojo se desperdiciaron?

No hay duda, Dinho inauguró le época en la que la espectacularidad del futbol se trasladó a las pequeñas pantallas de los teléfonos, ver sus jugadas no era exclusivo de un partido de futbol, ahora las teníamos al alcance del bolsillo, solo había que esperar, prender el infrarrojo y empezar a disfrutar.

Publicidad