Los New York Giants y los Dallas Cowboys tienen una cuenta pendiente

Para la última semana de 2011, los New York Giants y los Dallas Cowboys llegaron con un récord de ocho ganados y siete derrotas al MetLife Stadium. El escenario era simple:...

Para la última semana de 2011, los New York Giants y los Dallas Cowboys llegaron con un récord de ocho ganados y siete derrotas al MetLife Stadium. El escenario era simple: ganar significaba llevarse el título divisional; perder: irse a casa.

Una primera mitad impecable fue suficiente para que Eli Manning y compañía llegaron a playoffs para cuatro semanas más tarde, conquistar el Super Bowl XLVI.

Sin embargo, más allá de la victoria que valió un boleto a postemporada, fue la última vez que los Giants barrieron su serie ante los Dallas Cowboys. Gracias al formato de competencia, todas las temporadas deben verse una vez en Texas y otra más en la “Gran Manzana”.

Ahora, los Cowboys llegan con el mejor registro de toda la liga al mismo escenario. El campeonato divisional parece inminente para los de “Big D”, pero la ronda de Comodín es todavía una factibilidad para los “Blue Men”.

Desde aquella victoria en la semana uno en AT&T Stadium, los Giants se han caído en el ataque del balón, teniendo la séptima peor marca ofensiva de yardas por juego con apenas 327.4 yardas por juego y promediando apenas 20.4 puntos promedio cada encuentro.

Del otro lado, los Cowboys promedian 27.7 unidades por cotejo y la cuarta mejor marca de recorrido por encuentro, sólo por debajo Atlanta, Washington y Nueva Orleans.

Sin embargo, en el tema defensivo, ambos conjuntos se perfilan parejos para el partido: los Giants han recibido 356.8 yardas por encuentro, mientras a los Cowboys les han recorrido 358.5.

En el tema de puntos, sólo ocho décimas los distancian, siendo los de Dallas los líderes en ese sentido con un porcentaje de 19 puntos por juego, mientras los Giants llevan 19.8.

Además, los “Big-G” entran al juego con una racha de dos victorias sobre Dallas, incluyendo un 27-20 del 25 de octubre del año pasado. Previo a ese encuentro, los Cowboys dominaron por cinco seguidos a los neoyorkinos.

Dos encuentros en la temporada que pintan a un posible preámbulo de los juegos en enero. Quizás sea la última vez que los Cowboys puedan exponer una vulnerabilidad en el resto de la campaña regular.

Publicidad