Futbolista se burla de ‘pobres’ y se limpia la nariz con dinero

Que los deportistas presuman de su dinero no es algo que deba sorprendernos y, quizá, mucho menos en un joven de 19 años que apenas comienza a ver grandes cantidades...

Que los deportistas presuman de su dinero no es algo que deba sorprendernos y, quizá, mucho menos en un joven de 19 años que apenas comienza a ver grandes cantidades en su cuenta de banco. Sin embargo, esa ‘felicidad’ no debería ir acompañada de actitudes arrogantes y discriminatorias, algo que no entendió Stanislav Manayev.

Stanislav pertenece al equipo FC Tosno, de la Liga Premier de Rusia. En un viaje de avión con el equipo, el joven jugador creyó muy buena idea hacer una broma que involucraba dinero y su nariz.

En un video que el propio jugador subió sus redes sociales, se le puede ver en una actitud de ‘mirrey’, pidiendo algo para “sonarse la nariz”, a lo que un compañero, del cual no se sabe quien es, le acerca unos billetes de 500 rublos. Acto seguido toma uno, se limpia la nariz, y tira el papel al piso.

Sin embargo, ahí no termina la ‘gran broma’ del jugador, pues además se atrevió a decir que “podría dar este billete a gente muy necesitada, pero no lo voy a hacer, porque tengo mocos”.

La grabación comenzó a hacer mucho eco que, como era normal imaginarse, el futbolista borró su publicación, aunque muy tarde para evitar que el mundo lo estuviera comentando.

La acción de Stanislav llegó a los ojos de las autoridades deportivas rusas.”No hay duda de que el video apunta al bajo nivel cultural de ese jugador. Estoy seguro de que la indignación generada le servirá de lección”, comentó el Ministro de Deportes de Rusia.

Por su parte, Alexei Sokorin, el responsable del Comité Organizador del Mundial de Rusia 2018, mencionó que se le debe dar “un fuerte llamado de atención” a Manayev y aseguró que su actitud está alejada de los principios que se tienen en la Selección Rusa.

Por el momento el club no ha hecho saber si se le dará una sanción al futbolista, aunque seguro recibirá un buen “jalón de orejas”, como pidió Sokorin.

Esperemos que Stanislav comprenda el error que cometió y comience a rectificar sobre sus actitudes, aún está a tiempo de hacerlo, su juventud así como lo evidenció, también le puede ayudar.

Publicidad