Futbolista escocés es obligado a jugar con brazalete para reos

El futbolista escocés del Dundee, Paul Mcgowan, deberá jugar varios partidos con un brazalete electrónico para reos por infringir la ley.
(Imagen: Twitter)

La liga de Escocia dio inicio este fin de semana y la primera jornada dejó varios goles y una peculiaridad probablemente nunca antes vista en el futbol profesional. El torneo que disputaron Carlos “El Gullit” Peña y Eduardo Herrera la temporada pasada tuvo un inicio poco común. Resulta que en el duelo entre el St. Mirren y el Dundee un futbolista escocés tuvo que jugar el partido con un brazalete electrónico para reos, debido a que el atleta se encuentra bajo libertad condicional.

Paul McGowan (Imagen: Daily Mail)

El encuentro terminó 2-1 en favor del St. Mirren, pero curiosamente fue del lado del Dundee donde estuvo el protagonismo. El mediocampista, Paul Mcgowan tuvo que salir al terreno juego con un brazalete puesto en el tobillo izquierdo por haber infringido la ley en cinco ocasiones en el país europeo. Por ello, como si fuera un prisionero el inglés tuvo que disputar los 87 minutos que jugó con el aparato bien pegado a su cuerpo. Este hecho fue noticia no solo en Escocia sino en muchas partes del continente y el mundo. Las burlas también se hicieron presente para el futbolista escocés.

El futbolista escocés de 30 años acumula cinco problemas legales en ocho años de estadía en Escocia. Uno de ellos fue un ataque a dos policías. Su última condena se dio por escupir a una persona fuera de un club nocturno en Dundee. Este hecho ocurrió después de los premios de final de temporada del club, en mayo pasado.

Paul McGowan ha hecho toda su carrera profesional en Escocia. Salió de la cantera del Celtic, el club más importante del país. El jugador ya había estado en la cárcel por problemas legales. Logró salir de prisión, pero a cambio se le otorgaron 200 horas de servicio comunitario no remunerado. A la persona que agredió en el club nocturno tuvo que pagarle 200 libras esterlinas como compensación por daño físico y moral. Además de ellos, quedó bajo supervisión durante un año.

La libertad condicional de Paul McGowan también incluye hacer toque de queda a partir de cierta hora del día. Esto le impedirá disputar algunos partidos con su actual club, el Dundee. Pero donde llegue a jugar, deberá hacerlo siempre con el brazalete electrónico. Puede que sea incómodo, pero al menos el aparato puede servir de protección ante una posible entrada dura del rival.

 

Publicidad