Hace una semana amanecimos con una noticia desgarradora en el mundo del futbol, el jugador del Sao Paulo, Daniel Correa fue asesinado. Su cuerpo lo encontraron en el bosque en Paraná (sur de Brasil), el cadáver estaba casi decapitado, sus genitales cortados y su cuerpo mostraba señales de haber sido torturado. Días después, su muerte fue vinculada con una presunta violación.

Las declaraciones del superintendente Edimilson Pereira de la Delegación de Sao Jose dos Pinhais, fueron contundentes al asegurar que el crimen se cometió con mucha rabia, además fue una muerte dolorosa, porque no falleció al momento.

Decapitan a un futbolista en Brasil

Tras darse a conocer el asesinato, el principal sospechoso, Edson Brittes Júnior, publicó un video donde confesó el crimen: “cuando quise abrir la puerta, estaba cerrada. Yo derrumbé la puerta de mi cuarto y cuando abro, él estaba encima de mi esposa y ella gritando y pidiendo socorro”.

La muerte de Daniel Correa se dio después de que acudiera a la fiesta de cumpleaños de Allana Brittes, hija del sospechoso. Versiones de los involucrados dicen que el futbolista fue sorprendido cuando intentó violar a la esposa de Edson, entonces lo detuvieron y fue golpeado brutalmente.

El problema es que han aparecido pruebas que contradicen las declaraciones, al parecer el jugador tuvo contacto con un amigo previo a su muerte, le mandó fotografías con la esposa de Edson, pero ella no aparece en las condiciones que se dijo en el video.

Un hombre que fue testigo y que no dio su nombre para proteger su identidad, dijo que Edson Brittes mintió en su declaración. Nunca derrumbó la puerta, además el esposo juntó a todos los presentes para combinar una versión de los hechos.

Amenazan de muerte a futbolista del Chelsea

El encargado del caso, Amadeu Trevisan ya tiene indicios de lo que pudo haber sucedido y dijo que no es posible confirmar que Daniel haya tratado de abusar sexualmente de Cristiana Brittes.

“Nosotros ni siquiera sabemos si hubo una relación sexual entre los dos. Lo que tenemos es una foto que el jugador mandó a un amigo por el WhatsApp al lado de Cristina mientras dormía. Eso indica que la actitud de la víctima fue muy inmadura, pero la reacción de Edison fue desproporcionada. No había necesidad de tanta crueldad”, informó.