Existen partidos que tienen una etiqueta en color rojo por la intensidad de la rivalidad dentro del futbol. Estos encuentros son foco de atención de las autoridades y a pesar de ello las cosas se salen de control por lo regular. El más reciente ejemplo es lo que sucedió en el derbi de Estambul entre Fenerbahce y Besiktas, donde un director técnico tuvo que abandonar el duelo con puntos de sutura en su cabeza.

El ambiente se calentó en la vuelta de la semifinal en la Copa de Turquía tanto fuera como dentro de la cancha. El portugués del Besiktas, Pepe, hizo honor a su fama y se fue expulsado apenas al minuto 30 del partido, situación que enfureció a los aficionados que comenzaron a lanzar proyectiles a la cancha.

Lee más: La violencia, un ‘nuevo’ mal que aqueja al futbol mundial.

En medio del caos, Ricardo Cuaresma fue uno de los primeros en esquivar lo que el público comenzó a lanzarle entre los que se encontraban botellas. El partido continuó en relativa calma en el rectángulo, aunque en las butacas el ambiente era más hostil.

A los 59 minutos fue cuando la situación se salió de control cuando el guardameta del Besiktas, Tolga Zengin, empezó a discutir con los elementos de la banca del Fenerbahce, a lo que los aficionados comenzaron a intervenir.

En medio de la locura el estratega del Besiktas, Senol Gunes, intentó sacar a su portero del pleito cuando recibió el impacto de de un proyectil en su cabeza lanzado por los hinchas del Fenerbahce. El DT terminó en el piso doliéndose del impacto y sangrando.

Ante lo sucedido, el duelo fue suspendido por los jueces de la cancha pues la violencia continuó en las butacas. El estratega tuvo que ser trasladado a un hospital para checar la gravedad del corte que sufrió. Se espera aún el comunicado de la federación turca de futbol en cuanto a lo ocurrido, además de que se informe cuando se llevará a cabo la reanudación del duelo que se espera sea a puerta cerrada.

Lee más: Futbol de Honduras suspendido por un caos político y violencia [Video]