Quien en febrero haya apostado porque el Toronto FC estaría en la final de la Concachampions, seguro está mintiendo. Todos los aficionados (al menos mexicanos) veían, como casi siempre, a dos conjuntos aztecas definiendo el pase al Mundial de Clubes. Sin embargo, como se dice, en el futbol nada está escrito y el cuadro canadiense vino a demostrarlo con creces.

Ha pasado más de un mes desde que, a mediados de marzo de 2018, el cuadro campeón de la MLS puso el primer golpe de autoridad en la mesa, eliminando a los Tigres.

Lee más: Chivas avanza a la Final de la Concachampions

En ese momento se llegó a manejar que los dirigidos por el Tuca Ferretti cayeron en un exceso de confianza y toda la culpa recaía en los de Nuevo León. Pocos pusieron seriedad para analizar el buen trabajo que el cuadro liderado por Sebastian Giovinco había hecho. Como siempre, desestimando a la MLS y su trabajo.

Después vino el América. Los fanáticos ya se saboreaban una final de Concachampions con el Clásico Nacional como plato fuerte, como si el Toronto y New York Red Bull no existieran.

Chivas hizo su trabajo, con el cuchillo entre los dientes, y dejó en el camino a los de la Gran Manzana (1-0 en el global), pero las Águilas no tuvieron ni chance. Por si el trabajo contra Tigres no hubiera bastado, los canadienses le dieron un baile por completo a los de Coapa, en su patio y fuera de él. En esa serie no cabe lugar para dudas. Toronto hizo un mejor futbol de inicio a fin, fue contundente y por méritos propios se puso en la final.

Así, en cuestión de cuatro semanas, Toronto (y en parte la MLS) dejó de ser el débil, el que está en la liga chica, un equipo animador de la fiesta. Con cuatro partidos, el conjunto canadiense, incluso se ganó el favoritismo, pues en estos momentos algunos lo ponen como candidato a ganar la final, por encima de las Chivas.

En pocas palabras, el Toronto FC vino a poner en su lugar a la Liga MX. No estamos diciendo que la MLS ya sea mejor que el futbol mexicano, pero es evidente que la gran distancia entre ambas ligas, como algunos dicen y creen, no es del todo cierta.

Así como México tiene a sus clubes dominantes, la MLS también tiene los suyos y uno de ellos es el que habita en Canadá y para muestra su 2017, donde ganó todo. Copa Canadiense, líder de la MLS y campeón de la misma. Aunque así lo piensen, no es un improvisado.

El Toronto FC también tiene jugadores de clase y con jerarquía. Ahí está el mencionado Giovinco, quien junto a Michael Bradley y Jozy Altidore, es capaz de poner a dudar a las defensivas de los cuadros aztecas más importantes ¿verdad Tigres y América?

Sería un error decir que Chivas no tiene posibilidad alguna de ganarle al equipo de la MLS. El Rebaño sí tiene la capacidad, pero la situación, en comparación a febrero, ha cambiado por completo.

Hoy, el Toronto incluso llega como favorito, pues mientras el equipo canadiense pasó con autoridad ante América y eliminó al campeón de la Liga MX, las Chivas tragaron aceite en New York, están fuera de la Liguilla y su futbol es poco efectivo.

El cuadro jalisciense tiene en sus manos la oportunidad de que el futbol mexicano siga inflando el pecho ante los gringos, aunque en realidad quizá ya haya muy poco qué presumir.