Todos recordamos a aquellos niños héroes que fueron capaces de consagrarse campeones del mundo representando a México en la categoría Sub-17. Entre ellos estaba Sergio Arias, portero que tenía una carrera prodigiosa y ahora se encuentra realizando acciones de utilero en la Segunda División.

El Mochis Arias fue el portero titular de la Selección Mexicana en la Copa del Mundo de Perú 2005. Todos los ponían como el próximo referente de las Chivas, pero nunca le dieron la oportunidad. Mendigó por la Liga de Ascenso MX, hasta que en 2016 decidió retirarse, ya que no encontró equipo.

FMF le da la espalda a Loros de Colima por segunda ocasión

Este 2018, Arias encontró una oportunidad como entrenador de porteros en la Segunda División. El Mochis estaba jugando con algunos equipos amateur, pero el Deportivo Cafessa de Jalisco le ofreció la oportunidad de comenzar una nueva faceta como formador.

Ante la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), el exfutbolista está registrado como utilero, pero en realidad su función es la de entrenador de porteros. Tal parece que su experiencia ha servido, pues ha encaminado al equipo a la final de la Liga Premier en Serie B, donde enfrentan a Cañoneros Marina.

En caso de resultar campeón, el equipo de podría subir a la Seria A. Estando ahí pueden luchar por estar en la Liga Ascenso, sueño de muchos equipos que luchan para hacer marca y afición en una liga con mejor plusvalía.

Sergio es un portero que pasó de ser campeón del mundo Sub-17 a promesa, futbolista ‘común y corriente’ y después a utilero. Ahora espera seguir aprendiendo para que en algún momento un club de mayor envergadura lo vea y le dé la oportunidad de continuar su carrera en el futbol profesional como entrenador.

Cafateleros deja Tapachula, tiene nueva sede para buscar el ascenso

Sergio Arias, es una prueba de que una promesa no siempre es garantía de que pueda triunfar como futbolista en la Primera División, ya que apenas a los 30 años se tuvo que retirar y ahora navega en las divisiones inferiores buscando oportunidades en otros ámbitos.

Eso sí, no pierde la humildad y entiende que ‘chamba es chamba’ y las ganas de coronarse con el Deportivo Cafessa son un motivo más de ilusión.