Ha terminado la fase de grupos de la Copa Oro 2019, el torneo más importante a nivel de Selecciones de la Concacaf. El tema es que he comenzado ha escuchar que se cree que hay un retroceso en la zona, todo porque los equipos de Honduras, El Salvador y Trinidad y Tobago no lograron calificar a la fase final. La pregunta es: ¿solo ellos representan a la Concacaf?

Te recomendamos: Selección Mexicana exige a Concacaf trato “especial” en Copa Oro.

Es cierto, en los últimos 20 años en la zona compiten: México, Estados Unidos, Honduras, Costa Rica, Panamá, Jamaica, El Salvador y Trinidad y Tobago. La Copa Oro 2019, nos ha dado grandes sorpresas, tanto que equipos caribeños están en los Cuartos de Final del certamen. Es por ello que todos hablan de un retroceso en Concacaf.

¿Arrepentidos? ¡Seleccionados ‘vetados’ quieren regresar al Tri!

Hablar de retroceso en la zona es generalizar, ¿en verdad selecciones como Honduras, Panamá, El Salvador y Costa Rica, bajaron de nivel? O ¿Los alcanzaron? Ya no existen los jugadores veteranos que le daban protagonismo a los equipos mencionados. Hablamos de cuatro Selecciones que en realidad fueron alcanzados por los caribeños.

Esto habla de que habrá competitividad, estos equipos luchan por sobresalir: Canadá, Martinica, Haití, Curazao y Bermudas. En lo personal, no hay retroceso. Todo lo contrario, los caribeños han aprovechado que sus jugadores pueden jugar en ciertas ligas de Europa para sumar experiencia y conformar equipos mayor nivel en la zona.

Haití hizo una fase de grupos perfecta, ¿suerte? No, demostró una idea clara de futbol. Lo mismo pasó con Curazao y hasta Martinica. Los entrenadores tienen nuevas alternativas, utilizan a sus pocos futbolistas profesionales como el pilar de su formación. La arma secreta está en el resto de los integrantes, los amateurs, que entrenan el resto del año tratando de crear una estrategia y que se complemente con sus compañeros.

Esto no se debe al interés de la FIFA o de la Concacaf por desarrollar el futbol en el Caribe. Esto sucede porque cada vez más jugadores aprovechan su doble nacionalidad y van probar suerte al futbol de Francia, Holanda o Inglaterra. Al mismo tiempo entrenadores experimentados han apostado por llegar a lugares donde carecen de ideas básicas del futbol.