¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Wolves: Club inglés con sangre portuguesa y un líder azteca

Los Wolves de Raúl Jiménez buscan cambiar la historia de la Premier League con una plantuilla plagada de portugueses
(Foto: Los Pleyers)

Europa está parada y los aullidos de la región de West Midlands, Inglaterra, no se escuchan más. Un virus mundial detuvo, por ahora, el ambicioso proyecto de una empresa china y de Nuno Espírito Santo. Los famosos Wolves de Raúl Jiménez fueron silenciados por un instante, pero cuando el balón vuelva a rodar tratarán de brindar un cambio sin igual en la élite del futbol.

Te recomendamos: Dupla mexa en la Premier: Chucky Lozano llegaría a los Wolves de Jiménez

Hace tres años, los expertos del balón ni siquiera se inmutaban del Wolverhampton Wanderers porque apenas se encontraban en la pelea para ascender a Primera División; eso consolidó el proyecto. Sin presión mediática, el Molineux Stadium se volvió una fortaleza para alcanzar el primer objetivo.

En la temporada 2017-18, Los Lobos lograron subir a la Máxima Categoría como campeones indiscutibles. En el rocoso camino para lograr el ascenso, en el equipo ya figuraban jugadores como Diogo Jota y Rúben Neves, dos elementos que decidieron dejar la Primeira Liga de Portugal para impulsar a un equipo de Segunda División; así de ambicioso era el proyecto inglés.

Diogo Jota y Rúben Neves (Foto: Getty)

El inicio de la aventura

La campaña 2018-19 fue trascendental para los muchachos de Nuno Espírito Santo. Conforme pasaron las partidos, los aullidos empezaron a sonar cada vez más fuerte y comenzaron a escucharse en muchas partes del mundo. Los fichajes de Raúl Jiménez y Rui Patrício resultaron ser un acierto de la directiva y del cuerpo técnico.

En septiembre del 2018 vino el primer premio. La Premier League eligió a Nuno Espírito Santo como el mejor entrenador del mes, por encima de estrategas de élite como Pep Guardiola o Jürgen Klopp. La temporada la culminaron en el séptimo lugar de la tabla general con 57 puntos (producto de 16 partidos ganados, 9 empates y 13 derrotas), nada mal para un recién ascendido. Y aún así los semblantes eran negativos; su ambición aspiraba a más.

Los Wolves aseguraron su lugar en Europa League. Hoy están instalados en los Octavos de Final del certamen, luego de dejar en el camino al Espanyol de Barcelona en Dieciséisavos. Hasta antes del parón por el coronavirus, los de Jiménez se situaban en la sexta posición de la liga inglesa con 43 puntos y nueve cotejos más por afrontar.

Su secreto

Para muchos podrá ser difícil entender cómo es que un equipo que apenas subió se consolidó tan rápido en Primera División. La respuesta es muy fácil, la fórmula del Wolverhampton se basó en armar una columna vertebral conformada por promesas y jugadores consolidados de Portugal; además de robarse algunas joyas de Francia o España, contar con jóvenes ingleses y traer a un líder que no solo se encargue de hacer goles, sino que también asista y brinde juego a sus demás compañeros.

El resultado de esto son ochos lusitanos en plantel: (Rui Patrício, 32 años; Joao Moutinho, 33; Bruno Jordao, 21; Diogo Jota, 23; Daniel Podence, 24; Pedro Neto, 20; Rúben Neves, 23 y Rúben Vinagre, 20).

El club inglés no se olvida de su origen y también cuenta con atletas de esa nacionalidad. En total son cinco en el grupo: John Ruddy, Conor Coady, Max Kilman, Morgan Gibbs-White y Bright Enobakhare.

Por último tenemos a dos jugadores más que son esenciales para el esquema de Nuno: Adama Traoré y Raúl Jiménez, conocidos por ser una de las mejores duplas de la presente Premier League. El primero es un español que no se cansa de regatear ni de correr; su poder físico lo ayuda a no perder el balón tan fácil. Y el segundo es nada más y nada menos que el máximo goleador de la escuadra en las últimas dos campañas.

Y no solo eso, el Lobo Mexicano se acostumbró a marcar, generar espacios y brindar asistencias a sus demás compañeros. Raulito se volvió un atacante más completo y que va que vuela para romper muchos récords más, solo queda en él proponérselo.

Así es como se compone un equipo que en los últimos dos años le ha peleado de tú a tú al Big Six de Inglaterra (Manchester United, Liverpool, Arsenal, City, Tottenham y Chelsea) y muy pronto podría romper esa hegemonía, más si tenemos en cuenta que últimamente los Gunners, los Spurs y hasta los Red Devils están más ocupados en no autodestruirse que en mantener su legado.

Quizás estamos por ver el nacimiento de un nuevo grande, ese que solo el tiempo se encargará de decretarlo, o no. Lo cierto es que ese tal Nuno Espírito Santo no solo cuenta con un nombre divino-religioso, también posee un don para impulsar jugadores y en volver creyentes a los escépticos. A este paso que no nos sorprenda ver en un futuro a más gente aullando en el Molineux Stadium, esa será la señal que tanto temerán los clubes, pero que para entonces ya será demasiado tarde detener.

Y por si te lo perdiste: