Seguro se han sorprendido de ver a su futbolista favorito con sobrepeso tras alejarse de las canchas, no sabemos que les sucede, pero un año de retiro basta para que se pongan gordos. Ya sea en partidos amistosos o en la televisión, su aspecto físico cambia y ya se parecen más a la misma pelota que al futbolista que brillaba en las canchas

Balotelli reportó a la Selección de Italia con sobrepeso

¿Se acuerdan de Ronaldo en el Mundial? Fue víctima de burlas en las redes, el Fenómeno era un hombre imparable, pasó por grandes equipos y ya fuera de las canchas se dedicó a lo mismo: fiestas, mujeres y a comer de todo. El problema es que ahora ya no hace ejercicio y, eso le ha costado muy caro. Su cuerpo ya no es nada atlético.

Podemos enumerar a muchos jugadores, pero no nos vayamos tan lejos. En México tenemos varios ejemplos: Germán Villa, Abuelo Cruz, Cuauhtémoc Blanco, Daniel “Travieso” Guzmán, Miguel “Piojo” Herrera, Adolfo “Bofo” Bautista y los que quieran agregar. Parece que salen del futbol para comerse al mundo (literal).

¿Por qué sucede? Bueno, pues hay establecer que los deportistas de alto rendimiento llevan un entrenamiento estricto y tan solo descansan un día a la semana. Es decir, entrenan cinco días y juegan uno. Ese es su único trabajo, así que todo el alimento que lleguen a consumir lo queman cuando salen al terreno de juego.

Estrella del Ascenso no jugará en Chivas por “gordo”

Los futbolistas suelen comer bastante, pues todo el esfuerzo físico que realizan debe ser compensado con alimento e hidratación. Cuando se retiran del futbol, continúan su vida, pero sin el ejercicio. Siguen comiendo igual, ya no existe un balance, obviamente el cuerpo lo reciente y comienza a hacer cambios en nuestro organismo.

Futbolistas Sobrepeso Retiro Mexicanos Gordos Ejercicio

Adolfo “Bofo” Bautista

Es por ello que ahora que los invitan como comentaristas en los medios de comunicación los vemos gordos, no solo eso. Parece ridículo que de pronto se presenten en partidos de “leyendas”, a veces ya no pueden ni correr, pero con tal de ganarse unos pesos aceptan. Se exhiben en un circo donde el aficionado queda decepcionado porque ya ni juegan y prefieren hacer burlas por su evidente sobrepeso.

Claro hay algunos que se cuidan, pero son los menos.

Siete de cada 10 mexicanos tienen sobrepeso u obesidad