Policía detiene a futbolista peruano en pleno partido

La policía ingresó pleno partido de copa para detener a un futbolista peruano, quien utilizaba otra identidad.

Bien dicen que la máxima autoridad dentro de un partido de futbol es el árbitro, pero él nunca estará por encima de las leyes. Esto se vio en Perú, donde policías locales irrumpieron en un partido de copa para constatar la identidad de un futbolista, al comprobar que usaba otro nombre y no el verdadero, las autoridades se llevaron al jugador en una patrulla para trasladarlo a sus las instalaciones, donde tuvo que aclarar todo lo sucedido.

Fue el pasado domingo cuando todo sucedió, en el Estadio Eloy Molina Robles se realizaba el partido de Copa entre el Sport Huanta y el Unión Kimbiri del futbol de Perú, todo estaba sin problemas, hasta que al minuto 25 del segundo tiempo la policía ingresó al terreno, es por ello que árbitro tuvo que parar el partido para la autoridad pudiera hacer su trabajo.

Solicitaron la presencia de César Augusto Vásquez Montalvo, quien juega para el Kimbiri y que presuntamente fue denunciado por el entrenador del equipo rival. Los cuerpo policiales le pidieron que firmara la cédula, cuando se percataron de que estaba usurpando otra identidad y que en realidad se llama José Anthony Larraín Contreras. Fue detenido y llevado a la patrulla para trasladarlo a las instalaciones de la policía local.

Mientras esto sucedía ambos entrenadores se encararon, uno reclamando a otro que era un “tramposo” y que jugara “limpio”, mientras el otro le decía “bufón”.

Al final el partido ya no continuó, pues Unión Kimbiri, quien hasta ese momento perdía 2-0 se retiró del terreno de juego y por ende los locales ganaron por 3-0. Con esto el Sport Huanta se clasificó a la fase nacional de la Copa de Perú.

Mientras el futbolista que trasladado a la policía enfrentará el delito por usurpación de identidad, acción que venía realizando desde hace dos años con distintos equipos. Según la ley peruana, usurpar la identidad es castigado y va uno hasta los cinco años de cárcel, por los que parece que esto no se quedará en un acto peculiar durante un partido de futbol.

Pero no sería todo, pues el equipo también podría ser sancionado y desafiliado por la Federación Peruana de Futbol.

Publicidad