Y tú, ¿qué hacías este viernes en la noche? Seguro algunos estaban de fiesta, otros más viendo una serie de televisión o quizá durmiendo. Sin embargo, y por desgracia, también están aquellos que luchaban en contra de una situación difícil y eso fue lo que sucedió con una leyenda de Tigres: Osvaldo Batocletti, quien después de tanto luchar terminó cediendo ante el cáncer.

Pocos días después de que se informara que Batocletti fuera ingresado al hospital, los medios de comunicación y el club felino dieron la peor noticia de todas: Bato había muerto, víctima de cáncer de próstata, enfermedad contra la que luchó desde tiempo atrás.

Carlos Miloc y su huella imborrable en el futbol mexicano

“Con mucha tristeza les informamos que nuestro querido Bato perdió la batalla contra el cáncer y ya descansa en paz. Gracias Profe por tantas alegrías, por tantas enseñanzas y por demostrarnos que se puede ser grande dentro y fuera del campo”, este fue el mensaje que Tigres -el club de sus amores de Bato- subió a sus redes sociales para dar a conocer el fallecimiento.

Inmediatamente después de que se diera a conocer la noticia, el gremio futbolístico no tardó ni un minuto en lamentar el hecho y se despidió del exfutbolista argentino, reconociendo toda su carrera y, sobre todo, su calidad humana.

“Queda para siempre en mi memoria el ejemplar y querido defensa central y capitán: Osvaldo Batocletti“, escribió Roberto Gómez Junco. Por su parte, Ricardo Antonio La Volpe se limitó a escribir un “descansa en paz, amigo”, acompañado de emoticones que asemejan una oración.

Aquí otras muestra de afecto para Osvaldo Batocletti:

Fallece Gordon Banks, portero campeón del mundo y pesadilla de Pelé

El fallecimiento de Bato llegó unas cuantas horas antes de que Tigres enfrente a Rayados en las Semifinales del Clausura 2019 (1-0 favor La Pandilla), por lo que el equipo felino tendrá un motivo más para saltar a su cancha y lograr el pase a la Final. Nada mejor que honrar a una leyenda derrotando al gran rival en tu estadio y por supuesto se espera que en el Volcán haya un gran homenaje para Bato.

Osvaldo falleció a los 69 años, pero en el recuerdo quedará todo su legado en el futbol mexicano, principalmente el que forjó en la institución universitaria, donde se hizo “el tigre más tigre de todos”.