Bien dicen que no hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla y así fue para la Selección Mexicana Sub-20, que después de mucha espera, por fin hizo su presentación en el Mundial de la categoría y el rival fue uno de peso: Italia.

Pese a que la historia cuenta y en todo el mundo se reconoce la potencia que es el conjunto europeo, México llegó con altas expectativas al encuentro y en general al torneo; sin embargo, cualquier muestra de entusiasmo se borró a los tres minutos. El combinado italiano comenzó el partido presionando, buscando la portería y la encontró. Una gran jugada, con toques rápidos le permitió a Davide Fratessi ponerse de frente a la meta y sacar un zurdazo imposible de detener para el guardameta mexicano.

Tuvieron que pasar 15 minutos para que el Tri se lograra establecer mejor en la cancha de Polonia y a partir de ese momento comenzó a tocar el balón, a hacer su juego. Si bien la claridad no fue la mayor de las virtudes, los movimientos de José Juan Macías y, sobre todo de Misael Domínguez, permitieron que México pusiera presión a Italia hasta encontrar el gol.

En un tiro de esquina desviado por la defensa italiana, Roberto de la Rosa aprovechó que estaba solo para meter el cabezazo que significó el empate al minuto 37. Quizá sin merecerlo, pero el Tri ya había empatado el encuentro y así se marchó a los vestidores tras los primeros 45 minutos.

Para el segundo tiempo, Misael salió del campo, en lo que fue una decisión extraña considerando que había sido el mejor del combinado mexicano. Sin embargo, la selección azteca comenzó con buenas sensaciones la parte complementaria, presionando más, pero la claridad de encontrar jugadas de gol no apareció, a diferencia de lo que sí hizo Italia.

Probablemente cuando mejor jugaba México, Italia encontró oportunidades para anotar y logró capitalizar una de ellas. En un tiro de esquina, el defensor Luca Ranieri aprovechó una serie de rebotes en el área mexicana para marcar el 2-1 que a la postre sería el definitivo.

Durante el tiempo restante tras la segunda anotación europea, la Selección Mexicana apenas y tuvo respuesta. La opción más clara llegó en los pies de Diego Lainez, precedida de una buena jugada de Macías, pero el portero italiano respondió bien al tiro del mexicano.

En términos generales, Italia fue mejor, pues supo implementar de mejor su sistema de juego y el resultado lo acompañó. Ahora, México deberá buscar su pase a la siguiente ronda contra Japón y Ecuador, sus otros rivales en el Grupo B.

La tarea se complicó.