¿Se acuerdan de Mario Balotelli? Aquel futbolista que surgió como figura del Inter de Milán, alcanzó el éxito con el Manchester City e incluso se convirtió en el delantero titular de la Selección de Italia. Después no hizo nada, pasó por algunos clubes con más pena que gloria e incluso se pudo haber quedado sin jugar, la vida le da una segunda oportunidad y llegó con sobrepeso a la concentración de Italia.

Mario Balotelli regresó a la Selección de Italia, pero no lo hizo de la mejor manera, pues llegó con sobrepeso, estaba pasado por 12 kilos, por lo cual el tema del delantero desató polémica. Su actuación en contra de Polonia fue mala, a pesar de eso su Selección consiguió un empate 1-1. Su participación fue penosa, a a tal grado que su entrenador no lo consideró para el partido con Portugal el cual perdieron 1-0.

Balotelli participa en carreta entre un Lamborghini y Ferrari

Después de lo sucedido se despertaron muchas criticas, comentarios a favor y en contra del italiano. “En el fútbol, la cabeza importa más que los pies”, dijo el histórico entrenador Arrigo Sacchi.

“No pondría a un jugador con 15 kilos de sobrepeso. No estaba preparado para el partido”, comentó el presidente de la Federación de Futbol de Polonia.

Medios de Francia aseguraron que Balotelli reportó a la pretemporada del Niza dos semanas después de lo pactados y llegó pesando 100 kilos. “Él estaba sin estar allí. No sentía ninguna obligación -por entonces estaba negociando su traspaso al Marsella-, ya que sabía que estaba suspendido para los tres primeros partidos de Ligue 1. No se encontraba en buena forma”, se lee en L’Équipe.

Patrick Vieira, entrenador del Niza se molestó por la situación y pidió al club que el italiano fuera negociado para que abandonara el equipo. A pesar de la decisión del estratega, Balotelli reapareció con la escuadra disputando 76 minutos, en ese momento aún estaba con sobrepeso, pero ya a dieta.

Fue convocado a la Selección de Italia y llegó con sobreso, ahora solo está 6 kilos arriba y no 12 como en un principio.

Mario Balotelli: el traspaso gratis