Marco van Basten: La historia del gol imposible en la final de la Eurocopa 1988

La leyenda de Holanda marcó un gol histórico.
La 'Naranja Mecánica' ganó su primera Euro en 1988 | Foto: Eurocopa (Twitter)

La Eurocopa de Alemania 88 tiene recuerdos muy especiales para la afición de Holanda, pues fue en esa edición cuando levantaron el título por primera y única vez hasta el momento. Una generación plagada de estrellas acabó con años de sequía y Marco van Basten brilló por su propia cuenta.

En aquellos años, la Eurocopa únicamente la disputaban ocho selecciones, y Holanda estaba en el Grupo B con la Unión Soviética, Irlanda e Inglaterra. La ‘Naranja Mecánica’, dirigida en ese momento por Rinus Michels, inició con una derrota por la mínima a manos de los soviéticos.

‘La Naranja Mecánica’ recompuso el camino ante Inglaterra, y Marco van Basten acaparó los reflectores con un hat-trick para sellar el triunfo de 3-1. Frente a Irlanda un gol de Wim Kieft les dio el triunfo a los suyos y avanzaron a la semifinal para enfrentar a Alemania Federal.

La escuadra germana llegaba nuevamente como favorita, pero Ronald Koeman y Van Basten se hicieron presentes para continuar con el sueño. Los dirigidos por Rinus Michels avanzaron con triunfo de 2-1 a la gran final, donde nuevamente enfrentarían al combinado de la Unión Soviética.

Van Basten anotó uno de los goles para eliminar a Alemania | Foto: Ons Oranje (Twitter)

El partido se disputó un 25 de junio de 1988 en el Estadio Olímpico de Múnich ante 72 mil espectadores. Al minuto 32’, Ruud Gullit adelantó al cuadro holandés, y para la segunda mitad llegaría el que más de tres décadas después, es considerado como uno de los mejores goles en la historia del torneo.

El cansancio comenzaba a pasar factura, pero todo cambió al 54’ cuando Adri van Tiggelen condujo el balón por el centro y se lo entregó a Arnold Muhren, quien mandó un pelotazo al área desde la banda izquierda y con una volea imposible, Van Basten sorprendió a Rinat Dasáyev para marcar el gol decisivo.

El delantero que en ese momento brillaba con el AC Milan no podía creer lo que había conseguido. Marco van Basten había marcado uno de los goles más importantes en la historia de la Eurocopa, y además significaba el 2-0 con el que Holanda pudo celebrar su primer título.

***

Encuentra el mejor contenido de Los Pleyers en nuestro canal de YouTube.

Publicidad