Washington Sebastián Abreu Gallo lo conocimos recién iniciado el Siglo XXI, cuando fue fichado por Tecos, pero el Loco ya había vestido antes otras cuatro playeras: la de Defensor Sporting, San Lorenzo, Deportivo de La Coruña y Gremio.

Abreu nació en Minas, Uruguay, una pequeña ciudad con apenas 45 mil habitantes. Sebastián vio la luz un 17 de octubre de 1976 y justo ese día iniciaba la leyenda del trotamundos del futbol.

Lee más: Sebastián Abreu hace de sus locuras y sigue ganando títulos.

En México no solo se enfundó en la playera de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), también jugó para Cruz Azul, América, Dorados, Monterrey, San Luis y Tigres. Solo siete equipos de los 26 en los que ha militado.

El diciembre pasado fue fichado por el Audax Italiano y así logró el Récord Guinness al jugador con más equipos en su currículum. Antes de ser fichado por el equipo chileno, el Loco estaba empatado con el portero alemán Lutz Pfannenstiel, ambos futbolistas con 25 equipos a cuestas.

Abreu ya había sido informado el año pasado sobre su nuevo galardón, pero aún no recibía la placa que lo avalaba como el futbolista que ha jugado con más equipos en toda su carrera. Hasta hoy, previo al partido entre el Audax y el Botafogo, correspondiente a la primera ronda de la Copa Sudamericana, el futbolista de 41 años recibió el premio en medio de la cancha del Estadio Bicentenario Municipal de La Florida.

“El hecho de que un uruguayo nacido en Minas pueda ser el único jugador en la historia del futbol profesional en poder conseguir eso [Record Guinness] es algo que te genera un orgullo y un sentimiento especial”, declaró Washington Sebastián al portal de récords.

Sebastian Abreu Audax Record Guinness

Sebastián Abreu.

Lamentablemente el festejo no fue completo ya que el Audax perdió 1-2 y el Loco, que entró de cambio, no pudo hacer nada por su club.

Abreu ha jugado en 11 países distintos y participado en dos Mundiales: Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010, en este último el Loco hizo honor a su apodo y cobró un penal a lo panenka con el que Uruguay derrotó a Ghana y avanzó a Semifinales.

No sabemos cuántos años le queden como profesional, pero hay que aceptar que Sebastián Abreu es uno de los jugadores que han marcado época, no solo por su récord, sino por la pasión que le pone a cada partido. El Loco repartió y sigue repartiendo amor en muchas canchas a muchas playeras del mundo.