Futbolistas de la Liga MX Femenil preparan boda sin miedo al rechazo

Liliana Rodríguez y Maite García comparten su amor y la pasión por el futbol
Maite García y Liliana Rodríguez presumen su amor sin miedo | Fuente: @soymais (instagram)

Liliana Rodríguez y Maite García son jugadoras de la Liga MX Femenil, pero cuando no se encuentran en las canchas ni en los entrenamientos dedican su tiempo a vivir su amor de forma libre y en un país donde todavía se lucha en cuanto a temas de diversidad sexual.

Desde hace tres años las futbolistas mantienen una relación que, pese a las distancia que deben recorrer por la profesión que practican, no ha sido impedimento para formalizar el noviazgo y llevarlo a planes más serios.

Por un lado, Liliana juega para Pumas Femenil, mientras que Maite defiende los colores del Atlético de San Luis y a la par viaja entre siete y ocho horas para poder ver a su pareja.

En un principio, lo más difícil fue revelar sus preferencias sexuales a sus familiares, pues supuestamente no sabían nada. En una entrevista con Mediotiempo, la defensora de las potosinas contó su experiencia.

“Mis papás se sacaron de onda al principio, pero me dieron la apertura y se dieron cuenta de cómo estaban las cosas. Nos apoyan, mis tíos, mi familia, mi hermano la adora. Mi mamá la ve como su otra hija”, recordó Maite.

Profesionalmente ambas coincidieron en Toluca. Llegaban juntas a todos lados y aseguraron que en todos lados sabían del noviazgo y las respetaron como se debe. Por otro lado, tanto Liliana como Maite reconocen que en nuestra sociedad hay avances en la mentalidad y en las leyes que les permite seguir en México y sentirse libres.

“Creo que es mucho que les importa el qué dirán, las opiniones externas y a nosotras nos gusta ir por la vida de frente, no andarnos escondiéndonos. El apoyo de nuestras familias es lo más importante, eso nos ha llevado a verlo natural”, comentó la futbolista de Pumas, quien ya pasó por Selección Mexicana en categorías inferiores.

En el 2010, la CDMX se convirtió en la primera ciudad en legalizar el matrimonio igualitario sin importar el género. Con esto, el sueño de zaguera del San Luis era tener una gran fiesta en su boda, luego de que en enero pasado le propuso matrimonio a Liliana.

“Quería una fiesta grande, pero vimos los precios de todo y te das cuenta que está bien caro”, reveló Maite García.

Aún y con todos los impedimentos que puedan surgir, esta pareja no descansará hasta que su boda se consume.

Y por si te lo perdiste:

Fuente

Publicidad