Las semifinales de esta edición de Champions League tienen antecedentes interesantes

Los partidos de Semifinales de la Champions League tienen en el Liverpool, Real Madrid, Roma y Bayern a los protagonistas de grandes batallas.

En un año mundialista pocas cosas pueden llegar a tener tanta importancia como la fase final de la Champions League. Hoy nos despertamos con la noticia de los encuentros que tendremos en las semifinales y es probable que en la final veamos a dos de los equipos que más han levantado la Orejona en toda su historia.

De los cuatro equipos que lograron acceder a la antesala de la final (Roma, Liverpool, Bayern Múnich y Real Madrid), hay dos favoritos: el inglés y el español. El Real Madrid forjó su historia (en la Champions) en la década de los cincuenta y la primera mitad de los sesenta. A partir de ahí tuvieron que pasar 32 años para conseguir otra Copa de Campeones.

Lee más: Liverpool, el gigante dormido de la Premier League.

Por otro lado el Liverpool acaparó el final de los setenta y principios de los ochenta, de ahí tuvo que esperar 21 años, para protagonizar el “Milagro de Estambul”, aquel partido que el Milán ganaba 3-0 y el Liverpool remontó en solo seis minutos para mandar al alargue, instancia en la que no hubo goles y la final se tuvo que definir en los penales. Ahí, los dirigidos por Rafa Benítez, ganaron 3-2 desde los 11 pasos. Los milagros sí existen.

Ambos duelos de semifinales tienen particularidades e historia. El Roma vs Liverpool tiene una historia particular: cuando ambos equipos se enfrentaron en la final de la Champions 1984-1985. La Loba tenía la oportunidad de ser el primer equipo en coronarse de local, pero no sucedió: empataron 1-1 en tiempo regular, en el alargue no hubo goles y en penales el Liverpool, con Bruce Grobbelaar como figura, ganó 4-2.

Este duelo de Champions es histórico y enfrenta a dos de los equipos más populares de Europa, nos hubiera gustado verlos en la Final pero el Sorteo de la Champions (si es que no está arreglado) es caprichoso y decidió que el encuentro se disputara en semifinales.

La otra llave tiene como protagonistas al Real Madrid y Bayern Múnich, ambos protagonistas de sus ligas. El equipo alemán no tiene rival en la Bundesliga, en los últimos seis torneos ha salido campeón sin tener, siquiera, un cercano perseguidor. Del otro lado, el Real Madrid ha encontrado en el Barcelona a su enemigo número uno y constante perseguidor en todas las competiciones.

En Champions, el tema que nos compete, tanto el Madrid como el Bayern protagonizan el duelo que más veces se ha repetido: ambos equipos se han enfrentado en 24 veces, mismas en las que han repartido triunfos, 11 por bando, el resto empates. La última ocasión que estuvieron de frente fue en los cuartos de final de la edición pasada, los Merengues salieron avante de la eliminatoria: ganaron 1-2 de visitantes en el Allianz Arena y en la vuelta en el Santiago Bernabéu se impusieron 4-2, lo que resultó en un global 6-3 que dejó fuera a los dirigidos por Carlo Ancelotti.

Hay una particularidad que comparten los equipos que se verán las caras en las semifinales, la del Liverpool vs Roma parece ser la de los equipos buena onda, los que nadie odia y todos queremos ver levantar la Copa, o ¿me equivoco? La otra llave tiene a los ganadores de siempre, a los que queremos ver abajo pero mientras más lo deseamos menos sucede.

No sabemos cuáles son los planes de la UEFA, pero todo apunta a que buscarán que la final del próximo 26 de mayo tenga a dos de los equipos que más han ganado la Copa de Campeones con un toque de nostalgia que nos transportaría de inmediato a Estambul para recordarnos que existe los milagros. La Champions es el torneo de clubes que más bellos momentos nos ha regalado y esta edición para nada ha quedado a deber.

El Sorteo pudo ser amañado, pero no nos interesa, si la UEFA quiere que veamos espectáculo lo veremos. Ojalá que los “malévolos” planes de los dueños de la pelota lleguen a buen puerto y tengamos una final entre Liverpool y Real Madrid.

Publicidad