De nuevo cuenta se vivió un Clásico de España entre el Barcelona y el Real Madrid, previo al partido ambos clubes llegaron con bajas importantes. Por su parte los locales no tuvieron a Lionel Messi, quien sufrió una fractura en el codo derecho. Por el otro lado, los merengues llegaban con una pésima racha y con el peso de no tener a Cristiano Ronaldo.

El partido inició y la gran sorpresa fue que el Madrid no estaba jugando a nada, le ganaban la espaldas por la banda izquierda. En una de esas jugadas Jordi Alba, se metió hasta al fondo del área y dio un pase cruzado que encontró Coutinho, quien solo tuvo que empujarla para marcar el primer gol.

No tardó mucho en llegar el segundo. De nueva cuenta Alba ganó por la banda derecha, mete un centro, pero Varane derribó a Suárez. Con ayuda del VAR se marcó un penal, el cual fue cobrado por Luis Suárez y metió el segundo del partido.

Así se acabó la primera parte, cuando se reinició el juego parecía que el Real Madrid iba a despertar. Incluso anotó un gol, el cual ayudó para que por unos momentos dominara el juego. Marcelo tomó un balón dentro del área, se quitó a Piqué y disparó para anotar el 2-1.

Justo cuando el partido estaba equilibrado el Barcelona sorprendió, Luis Suárez remató de cabeza y marcó el 3-1. Por lo que el estadio era una verdadera caldera de emociones.

Los últimos 10 minutos el Real Madrid no existió, lo cual fue aprovechado por los catalanes, quienes no dejaron de atacar. Para variar, Sergio Ramos cometió un error y regaló un balón a Sergi Roberto, quien cedió para Luis Suárez y anotó su tercer gol del partido.

Para humillar al Madrid llegó el quinto, Dembelé desbordó y mandó centro, el cual fue rematado por Arturo Vidal, quien apenas llevaba 3 minutos en el terreno de juego.

Tras este partido se rumora que la salida de Julen Lopetegui de la dirección técnica de los colchoneros.