El futbol fue ingrato con Andrés Iniesta, un hombre que lo dio todo

El adiós de Andrés Iniesta del Barcelona cierra un ciclo maestro con la pelota, con la ingratitud de nunca hacerse del Balón de Oro.

“Quizá si en vez de Andrés se llamara Andresinho tendría dos Balones de Oro, pero al jugador español le cuesta más ser reconocido”, fueron las palabras que dio el capitán de Real Madrid, Sergio Ramos, en cuanto a Andrés Iniesta, eterno jugador del Barcelona y compañero suyo en la selección española. 

Hoy el legendario armador del conjunto culé anunció que será su última campaña con el equipo entre lágrimas dejando un sendero de triunfos, goles y también sinsabores. Una historia en la que se convirtió en un verdadero científico de la cancha y que muchas veces cargó al equipo en sus hombros, además de que pocas veces fue reconocido como el mejor futbolista y más completo que pisó una cancha en los últimos 20 años.

Lee más: Pep Guardiola no olvida sus raíces y quiere un aliado en Manchester.

“Es una decisión muy meditada a nivel interno y familiar. Tras 22 años aquí sé lo que significa ser jugador de este equipo… Para mí el mejor del mundo. Sé lo que significa la exigencia de jugar año tras año, sé lo que es ser capitán de este club… Y siendo honesto conmigo mismo y con el Barca, que me lo ha dado todo, entiendo que mi etapa acaba este año por el simple hecho de que este club, que me acogió con 12 años, se merece lo mejor de mí como he hecho hasta ahora. En el futuro más cercano no podría darle lo mejor de mí en lo físico como en lo mental”, fueron las palabras entrecortadas de Andrés en la rueda de prensa en la que anunció su adiós.

Su carrera habla por si misma, 22 campañas como culé desde que llegó como un niño de 12 años al Barcelona Cadete A desde el Albacete. Hasta el día de hoy, Iniesta presume 16 años con el primer equipo y 31 títulos en su currículum (aunque el 32 parece estar en la bolsa por la ventaja dentro de La Liga). Pero más allá de cifras, Iniesta demostró lo que es el futbol en su estado más puro, más fino y más amoroso, porque ver al de Funtealbilla jugar era un poema lleno de erotismo en un suelo verde.

Pero el futbol es ingrato, muchas veces los hombres eslabón no son reconocidos. Parece ser que en la actualidad vale más los followers que tengas en redes sociales que las asistencias de gol en tu CV.

El apellido Iniesta fue una constante en las boletas de votación de los premios que se entregan a los mejores futbolistas, no podría ser de otra forma. Sus vitrinas presumen trofeos como mejor jugador de Eurocopa, Liga, Leyenda, Mejor Constructor de juego y muchos más, pero hubo uno que se le escapó en ocho ocasiones, el Balón de Oro.

Convivir en la cancha con monstruos del gol y figuras mediáticas como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo fue la nube que lo cubrió. Se premia el protagonismo y las veces que empujas la pelota a las redes, rara vez a un hombre que hace mover los engranes de un club.

“Cuando hablamos de Iniesta no se habla de clubes, si no de un jugador extraordinario en el mundo del fútbol. Admiré y admiro como juega, no hay que hablar de títulos individuales porque no haya ganado el Balón de Oro, pero lo ha merecido cuando ganó el Mundial marcando en la final tras un año increíble. Creo que lo merecía”. Zinedine Zidane, DT del Madrid.

Quizá el momento más dulce para él sea cuando marcó el gol que hizo a España campeona de la Copa del Mundo en Sudáfrica 2010, en esa ocasión el futbol fue bueno con él.

“Ya nuestra propia prensa valora más lo de fuera que lo que tenemos dentro y hasta cuando con la selección lo ganábamos todo se elogiaba más a otras selecciones. Somos todos culpables de que Andrés ahora, como Raúl o Iker en su época, se queden sin un Balón de Oro como lo tienen Figo o Cannavaro, entre otros. Hay que valorar más lo que tenemos en casa”, comentó Ramos sobre el adiós del futbol español de Iniesta y lo ingrata de esta profesión.

Con el adiós de Cataluña, Iniesta parece estar cerrando una época de legitimidad, respeto por las jerarquías y poca ambición en las filas del Barcelona. Puyol, Valdés y Xavi se le adelantaron y solo quedarán Piqué y Messi. Los tiempos cambian rápidamente y la necesidad de estrellas y reconocimiento es inmediata.

Lee más: Andrés Iniesta, un admirador más del futbol mexicano.

“Es mi momento. No quiero engañarme ni engañar. Cumpliré 34 años y me he exprimido al máximo, me he dejado el alma por el equipo y club y ha llegado el momento. Me conozco y de aquí en adelante todo iba a costar más”. El futuro de Iniesta apunta al Chinqing de la Super Liga de China a cambio de un contrato multimillonario. El mismo dijo que en Europa no volvería a jugar para no tener que enfrentar nunca al Barcelona

¿Han escuchado hablar mal de Iniesta en alguna ocasión?, nadie se atrevería. El caballero vestido blaugrana es todo lo que la FIFA siempre soñó mostrar con el futbol. “Me gustaría ser recordado como un gran futbolista y como una gran persona”, tranquilo Andrés, así será en cualquier cancha que pises. 

Publicidad