Siempre se ha mencionado lo humilde y buena persona que el futbolista francés N’Golo Kanté, aunado a todo esto es uno de los mejores jugadores del mundo. No engrandecerse lo aprendió de su padre cuando loa ayudaba a recoger basura, hoy es campeón del mundo y sus compañeros lo destacan la personalidad. Bueno, pues ahora fue parte de un gesto tan enorme que unos aficionados se lo agradecieron.

Todo sucedió el sábado 16 de septiembre, Kanté había perdido su tren (Eurostar) hacia París, entonces un grupo de amigos lo reconoció en un mezquita y se le acercaron para pedir una foto, la conversación fluyó y a uno de ellos se le ocurrió invitarlo a su casa para cenar arroz con curry, insistieron un poco, el futbolista aceptó y pasaron la mejor noche de sus vidas.

 

Todo se pudo comprobar a través de las redes sociales de los jóvenes, quienes compartieron su experiencia acompañado de fotos.

 

Ya en la casa de uno de los chicos convivieron, prendieron la tele para ver el programa Match of the Day de la BBC en el que pudieron ver imágenes del partido que él mismo había jugado horas antes contra el Cardiff City. Más tarde jugaron FIFA, disfrutaron de algunas partidas y después Kanté se retiró dejando una sonrisa en sus rostros.

De esta forma el futbolista campeón del mundo se comporta con sus aficionados.

N’Golo Kante, de recolectar basura al estrellato Mundial