Los últimos días han sido un verdadero caos en el futbol mexicano, sobre todo si se habla de ligas como el Ascenso MX y Liga Premier, donde entre idas, salidas, clubes con exigencias y hasta nuevas reglas, todo se ha vuelto confuso. Sin embargo, parece que de a poco todo va colocándose en su lugar, aunque el balompié azteca siempre está expuesto a sorpresas, como la que quieren dar los todavía extintos Jaguares.

Desde el año 2017, el equipo felino dejó de pertenecer a la Liga MX y a toda la estructura del futbol mexicano. En ocasiones, sus redes sociales llegaron a tener movimiento, provocando alguna esperanza en sus seguidores, pero hasta ahora su situación sigue siendo la misma, aunque podría dar un giro de 180 grados y en muy poco tiempo.

Equipos del Ascenso MX chantajean a la liga para poder ascender

De acuerdo al periodista Fernando Schwartz, la familia López Chargoy -dueña del nombre del equipo- pretende revivir a su franquicia, pero con un ‘ligero’ cambio: ya no pertenecerían a la ciudad de Chiapas y harían mudanza a nada más y nada menos que Acapulco.

Los López Chargoy -Jesús y Carlos- buscan volver al futbol profesional en el próximo año calendario 2020-2021. Revivirán a sus Jaguares en el Puerto de Acapulco con la inversión en un estadio que estará listo en un año para de ahí incursionar como equipo de la Liga de Ascenso MX”, escribió el periodista en su cuenta, revelando uno de los cambios más importantes que se verían dentro de un año.

Para muy pocos resulta sorprendente que Acapulco suene para albergar un equipo de futbol, pues desde hace años se rumora con eso. Uno de los clubes que más ha sido colocado en la ciudad guerrerense es el Atlante, pero nunca se concretó nada.

Este es el nuevo equipo que jugará en el Ascenso MX

Lo que sí es verídico es que en 2012 se planteó la creación de un estadio de futbol en Acapulco, comandado -según Futbol Total- por el grupo Impulso Turístico Copacabana. La idea era convertir hacer de este inmueble uno de los más modernos de América Latina y se estimó una inversión de 200 millones de pesos para su realización, la cual sí comenzó.

De acuerdo a la última fuente mencionada, en 2014 el empresario Mohamed Morales decidió dejar atrás la obra y la abandonó, por lo que esta quedó inconclusa, por lo que la familia Chargoy podría recuperarla para que sea la nueva casa de sus Jaguares, aunque tenerla lista en un año suena complicado.