El futbol está lleno de historias increíbles. Desde hermanos que compiten en diferentes selecciones, hasta padres que salen de cambio y permiten el debut de su propio hijo. Estas anécdotas entre familiares y balompié suelen terminar con una sonrisa en el rostro; sin embargo, no siempre es así y en Venezuela quedó muy claro gracias a un exjugador de la Liga MX.

En la Primera División de la liga venezolana se jugaba la fecha 19, la última del campeonato. Al igual que sucede en México, solo ocho equipos acceden a la fase final y los clubes Deportivo Táchira y Academia Puerto Cabello llegaron con posibilidades de pasar el ‘corte’, el gran problema es que se enfrentaban entre ellos. Este hecho también significó que padre e hijo se disputarían el pase. Por un lado estaba Carlos Maldonado -técnico de Puerto Cabello- y del otro Giancarlo, delantero del Táchira y quien en su momento figuró en el balompié azteca con el Atlante.

Giancarlo Maldonado y Atlante, amor a primera vista con un recuerdo para la historia

Para ambos, el único resultado que valía era el triunfo si querían avanzar y el equipo que saboreó ese resultado fue Puerto Cabello. Al minuto 92, el marcador se encontraba 2-1… hasta que apareció el Capo. Giancarlo tomó el balón en la media luna, fuera del área, se dio la media vuelta y metió un zapatazo que provocó el 2-2 y las inconsolables lágrimas del delantero, pues era consciente de que le estaba arrebatando la oportunidad de trascender al club de su papá.

Durante varios segundos el jugador venezolano no pudo contener el llanto y se tapó la cara con su camiseta. El dolor de Giancarlo era más que perceptible.

Atlante no es un equipo de Primera División

Por si el hecho no fuera triste, lo peor es que ni siquiera el equipo del exatlantista pudo pasar a la fase final, ya que se quedó fuera por diferencia de goles. Sin embargo, después de la última anotación, tuvieron tiempo de buscar ese tanto del triunfo, pero no llegó para ninguno de los dos.

Maldonado es recordado por su gran paso con los Potros de Hierro, equipo donde fue campeón en el Apertura 2007 y se proclamó campeón de goleo y ahora también lo será por esta anécdota.