¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Maradona pide poner un alto a la violencia en México

Diego Armando Maradona habló sobre la violencia que sufrió el portero de Dorados de Sinaloa
Imagen: Getty

Cinco mil 408 casos de violencia familiar, 540 de violación, 326 de pederastia y 21 feminicidios son los números registrados en las estadísticas que mostró Chiapas respecto a lo sucedido en el estado en todo el año pasado.

La sociedad suele buscar escapatoria a estos abusos mediante actividades de recreación como el futbol. Pero toda esta violencia ya traspasó las canchas luego de que el portero de Dorados de Sinaloa fuera agredido hace una semana cuando visitaron el Estadio Olímpico de Tapachula para enfrentar a los Cafetaleros en el duelo correspondiente a la Jornada 8 de la Liga de Ascenso MX.

Quien ya se manifestó al respecto fue Diego Armando Maradona, quien se mostró molesto por la situación, pidiendo hacer un alto a este tipo de acciones y no manchar lo que debería ser un espectáculo familiar.

“Respeto a la afición de México pero hablo de ser parejos. Con Gaspar la gente se enardeció y le tiró cosas, ya no creo que pase más de esto porque entonces dejaría de ser futbol para convertirse en violencia. Si le dan un botellazo a Dieguito (su hijo) mejor no voy al estadio, de qué sirve pasear con él si puede sufrir un accidente en el campo de futbol”.

Pero no estamos satanizando solo a un estado. Recordemos que previo al Clásico Regio del Clausura 2018, después de una riña, aficionados de Rayados golpearon y dejaron al borde de la muerte a uno de Tigres; o como hace unos días que circularon videos en redes sociales del pleito en un restaurante entre seguidores del América.

Sobre la situación con el portero de Dorados, la Comisión Disciplinaria abrió una investigación sobre el hecho de que Gaspar Servio fingiera recibir un golpe por parte de los aficionados locales. Ante esto, el argentino ya se defendió.

“Atrás hay gente alcoholizada, no hay algo que pueda llegar a parar un proyectil. Sonaba el travesaño todo el tiempo, me han pegado, han pasado cerca… y nosotros vivimos de esto. Jugar así por momentos da miedo. Uno trata siempre de apaciguar todo porque es un momento difícil, pero ante las llamadas de atención al árbitro para pedirle que por favor me diera seguridad, veía que él quería terminar el partido rápido”, señaló Servio tras el partido.