¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El futbol de Guatemala, donde los equipos ponen las reglas

Los equipos controlan ligar por intereses, mientras la Selección de Guatemala no tiene jugadores

Desde que Carlos “Pescadito” Ruíz, decidió retirarse del futbol profesional en 2017, la Selección de Guatemala no ha podido desarrollar a otro delantero que figure. Guatemala es un país que ha tenido pocas alegrías por el futbol, su éxito lo tuvieron en los años sesentas y desde ese entonces solo han ganado la ya extinta Copa Centroamericana en el 2001.

La Copa Oro reúne a las mejores Selecciones de Futbol de la Concacaf, para la edición 2019, no participará Guatemala ¿Por qué? No clasificó, su futbol no se ha desarrollado y siguen estancados con la misma generación de futbolistas que comenzaron hace más de cinco años. Basta con asomarse para saber que sucede: los equipos manejan la liga guatemalteca a su antojo.

Poco a poco han ido modificando el reglamento para poder contratar más jugadores extranjeros, nacionalizados y apostar menos por el talento local. Todo esto se refleja en la Selección Nacional, no hay delanteros y el entrenador Amairani Villatoro tiene que improvisar con otros futbolistas para que ocupen posiciones que nunca han jugado.

En su partido más reciente, Guatemala jugó contra Paraguay en Asunción. Perdieron, lo increíble es que el mejor jugador de los chapines fue José Manuel “El Moyo” Contreras, quien tiene 33 años, juega como volante, pero participó como creativo y después delantero  para poder llenar el hueco. No ha sido la única improvisación del entrenador. Alejandro Galindo ha tenido que ocupar la posición de atacante.

No hay más, el entrenador del equipo representativo ya no es un seleccionador. También tiene que pensar con qué jugadores afrontar los partidos, cómo puede sacar lo mejor de ellos y enseñarles a jugar en otras posiciones. ¿Qué pasará cuando los referentes (José Manuel Contreras, Carlos Gallardo, Danilo Guerra) se retiren? ¿Jugarán con nacionalizados?

El problema es el reglamento en la Liga Nacional de Futbol, pues en este torneo equipos como el Guastatoya, Antigua Municipal, jugaron con 8 futbolistas no nacidos en el país (entre extranjeros y nacionalizados). Los problemas son notorios en la Selección, es por ello que en julio del año pasado el Comité Regularizador de la Federación Nacional de Futbol (FEDEFUT), decidió controlar (con un acuerdo) la reducción de plazas para extranjeros.

“Se establece que los clubes tendrán derecho a mantener inscritos en su nómina hasta cuatro jugadores no elegibles para la Selección Nacional y ya no cuatro extranjeros no elegibles”, la cual cobró vigencia hasta esta temporada. Un año después de la determinación, los 12 equipos quieren echar para atrás la regulación, pues afectan sus intereses.

La rebeldía de los clubes de la Liga Nacional ya se dio, exigen a la asamblea que todos tengan un número ilimitado para inscribir jugadores no nacidos en Guatemala. Prefieren traer jugadores de Costa Rica baratos y no pagar un salario tan alto por un futbolista local.

No es lo único, en pasados días lograron retirar las pruebas de dopaje que eran obligatorias a partir de la etapa de Semifinales de cada torneo. Ahora, está en manos de la Federación si la quitan o no. Los clubes argumentan: “Cada prueba significaba para el equipo local el pago de U$S750, tomando en cuenta que eran cuatro futbolista por partido el gasto se elevaba a U$S tres mil por juego. En Centroamérica solamente Guatemala hacía pruebas contra el dopaje”.

No es todo, reclaman que se veían afectados, pues los jugadores que daban positivo no podían jugar, por lo que perdían la posibilidad de ser campeones. Así es una liga que opera servicialmente para los equipos, mientras la Selección de Guatemala no tiene delanteros.