“El Tucazo”: Aquel gol de Ferretti que hacía campeón a los Pumas en contra de América

El 'Tuca' no encontró mejor forma de retirarse.
Ferretti se despidió de las canchas con el gol más recordado de su carrera | Foto: Archivo Futbolero (Twitter)

Cada vez que se acerca un encuentro entre Pumas y América es imposible no recordar el gol de Ricardo Ferretti en la final de la temporada 1990-91. Aquella soberbia anotación conocida como “El Tucazo” se quedó grabada en la memoria de la afición universitaria y del futbol mexicano en general.

Era la tarde de un sábado 22 de junio de 1991 la que cambiaría para siempre la rivalidad entre felinos y azulcremas. Apenas unos días antes, los Pumas de Miguel Mejía Barón habían caído por marcador de 3-2 en la cancha del Estadio Azteca, y el sueño de un tercer título de Primera División se desvanecía.

La final de vuelta arrancó en punto de las 15:00 horas bajo una tímida lluvia en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria. Las gradas estaban a reventar y la escuadra felina se volcó hacia el frente desde el pitazo inicial de Arturo Brizio, quien señaló un tiro libre en contra de las Águilas a los cinco minutos.

La famosa foto del “Tucazo” en realidad pertenece a otra jugada de esa final | Foto: Pumas (Twitter)

Jesús Eduardo Córdova del América jamás imaginó que el haber derribado a Ferretti cerca del área grande cambiaría el rumbo de esa final. El aguerrido jugador brasileño que portaba el número ‘7’ de los Pumas tomó el balón y se perfiló mientras la afición recordaba sus grandes pinceladas con la pierna derecha.

Tras el pitazo de Brizio Carter, el ‘Tuca’ se acercó peligrosamente al balón como lo hizo tantas veces en esa misma cancha. Con su exquisita pierna derecha, Ferretti sacó un potente disparo que se coló directo en la esquina izquierda del arco que en ese momento defendía Adrián Chávez.

El arquero americanista poco pudo hacer ante tal disparo, mientras los pupilos de Mejía Barón celebraban como pocas veces lo hicieron con su afición como testigo. Por el sistema de competencia de ese año en el futbol mexicano, los goles de visitante servían como criterio de desempate.

Aquel América de los años 80 que parecía indestructible, fue dominado por un club ambicioso con un líder como el ‘Tuca’ Ferretti, pero con una plantilla plagada de jóvenes hambrientos de triunfo. El “Goya” se escuchó más fuerte que nunca y en un instante llegó el silbatazo final de Arturo Brizio.

El equipo de la UNAM podía celebrar su tercer título de Primera División después de haber perdido dos finales ante el poderoso América. Esa campaña fue redonda para los Pumas, pues habían terminado como líderes con 55 puntos, y con Luis García como el campeón goleador con 26 anotaciones.

A 30 años de haber obtenido su tercer título de liga, la afición felina sigue teniendo muy presente “El Tucazo”. Después de aquella final, Ricardo Ferretti se despidió de las canchas como el gran ídolo de Pumas, para iniciar su faceta de entrenador con una carrera que se sigue ampliando.

***

Encuentra el mejor contenido de Los Pleyers en nuestro canal de YouTube.

Publicidad