Este es el cruel significado del #DeleAlliChallenge

El festejo de Dele Alli ha causado revuelo, pero este es el verdadero significado del Dele Alli Challenge.

En los últimos días, el mundo del futbol se ha vuelto loco por un jugador: Dele Alli y no precisamente por su calidad futbolística (que es mucha), sino por el curioso festejo que realiza después de anotar un gol, mejor conocido como el #DeleAlliChallenge. Hasta ahora, ese reto era tomado con cierta gracia; sin embargo, su popularidad ha servido para conocer su significado, el cual es todo lo contrario a bonito.

Para contextualizar, se debe decir que Alli es un futbolista inglés pero de raíces nigerianas, por lo que fue un  futbolista del mismo origen quien reveló el oscuro significado. A través de su Twitter, Félix Orode (quien nació en Nigeria, pero se nacionalizó argentino) aseguró que el festejo del jugador de Tottenham se debe a que “Nigeria está regida por un orden militar donde se cometen hechos atroces sin amparo de leyes y la tortura es un castigo común hecho por militares a civiles“, explicó Orode. “Entre los castigos más populares se encuentra la extirpación de ojos“, señaló.

“En la jerga moderna africana, los civiles que son arrestados por militares y logran salir con sus ojos intactos hacen este símbolo para mostrar que sobrevivieron“, continuó Félix, además de asegurar que fue de esta forma como Alli quiso mostrar su apoyo.

“De ahora en más, me parece importante que sepan el significado de este ‘challenge’, y que no nos olvidemos de las cosas que pasan en el resto del mundo”, sentenció Félix, quien acaba de darle un rumbo diferente, y más importante, a la moda del #DeleAlliChallenge.

La vida de Barmidele Jermain Alli no ha sido sencilla, pese a que apenas tiene 22 años. Al poco tiempo de nacido, Alli fue abandonado por su padre, un príncipe de la tribu nigeriana Yoruba, y quedó al cuidado de su mamá (de origen inglés), quien tenía problemas de alcoholismo.

Ocho años después del abandono, el padre de Dele regresó y lo llevó a Nigeria por un año, para después vivir dos más en Houston, donde volvió a sufrir el alejamiento de su progenitor, con 11 años. El ahora mediocampista del Tottenham regresó a Inglaterra para estar con su madre, pero sus adicciones provocaron que el joven se refugiara en las calles, con malas compañías, cerca del crimen y las drogas, hasta que apareció la familia Hickford, quien se hizo cargo de él y lo apoyó en su sueño de ser futbolista profesional.

Desde ese momento, Dele no ha querido saber nada más de su familia bilógica, pese a los acercamientos que han querido tener con él. Es tanto el resentimiento que por eso mismo en sus playeras no usa su apellido, ya que siente no tener ninguna relación.

Publicidad