El Clásico Nacional por la Copa MX al fin llegó. Durante la semana, jugadores y exjugadores de ambos equipos no se cansaron de hablar del partido, pero durante los primeros 45 minutos ninguno de los clubes pudo marcar diferencia y en realidad quien se robó el show fue el árbitro, Francisco Chacón.

Entre dudosos penales no pitados y posibles faltas no marcadas, el silbante comenzó a ser el protagonista del encuentro. Los reclamos sobre él no se hicieron esperar, pero ni se inmutó. De hecho, en una discusión con Miguel Herrera, Chacón tuvo el descaro de burlarse del Piojo mientras el juego corría.

En las imágenes se puede ver cómo Herrera le reclama al silbante mientras tiene las manos en los bolsillos. Chacón lo ve, le hace gestos para que deje de discutir y al final termina imitándolo, con un movimiento de hombros, como si sus manos también estuvieran en sus bolsas.

Aquí la prueba:

Tanta es la confianza que el colegiado tiene en él, que durante el partido (quizá antes del episodio con Herrera) también le dijo a los jugadores “a mí me vale madre, todos me la pelan”.  SE Sabe perfectamente que es la autoridad, ¿pero debería actuar así?

Ya se verá si le llegan sanciones, sobre todo por la burla, o al menos un llamado de atención.