Este sábado las agresiones al autobús de Boca Juniors y la inseguridad que se vivía en el Estadio Monumental, hicieron que la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se tuviera que suspender. Pero la violencia en Argentina no termina, ahora se dieron hechos violentos en la Segunda División.

Por esto se pospuso la final entre River Plate y Boca Juniors

Este domingo por la tarde se realizó el partido entre Instituto y Deportivo Morón, juego correspondiente a la jornada 11 de B Nacional del futbol argentino. Todo transcurrió sin problema. En el primer tiempo el equipo visitante se fue al frente con gol de Junior Mendieta al minuto 28. Cuando apenas transcurría el minuto cinco de la parte complementaria se dio la agresión.

De nueva cuenta Mendieta metía el balón a la red para poner el 0-2, todo era felicidad, el equipo festejaba, pero los aficionados del conjunto local aprovecharon para agredir al portero. Bruno Galván del Morón estaba a un costado de su portería, cuando de las tribunas le aventaron un petardo, el cual explotó a un costado.

[videopress cmfAsVbP]

De inmediato el guardameta se desvaneció, se quedó aturdido por el estruendo y los servicios médicos tuvieron que ingresar para revisar al jugador. El partido estuvo detenido por alrededor de 10 minutos, fueron momentos de tensión en el Estadio Juan Domingo Perón. Afortunadamente el portero se pudo levantar y continuar en el juego.

El árbitro dialogó con sus asistentes y determinó que existían las condiciones para que el cotejo se pudiera reanudar sin problema. Al final el marcador fue de 0-2 con victoria de visitante para el Deportivo Morón.

Robos a las afueras del Estadio Monumental

Aún se desconoce si los policías que custodiaban el juego actuaron para detectar al grupo de aficionados que hicieron la agresión. Eso si, la AFA tendrán que actuar para poner una sanción ejemplar, pues después de los hechos en los alrededores de River Plate y este caso, deberá tener mano dura contra la violencia.

Al finalizar el juego, de nueva cuenta el portero fue revisado, esto para evitar alguna secuela. Estas acciones son las que se viven y manchan al futbol de Argentina, se confunde la pasión con actos de violencia. Lamentable lo que sucede.