El llamado “Clásico más pasional de México” tuvo una nueva edición. Por si una final de Liga MX no bastaba, ahora ambos equipos se citaron en la definición de un certamen internacional: la Concachampions, la cual otorga un boleto para el próximo Mundial de Clubes, por lo que su importancia es mayúscula.

Como sucede con estos partidos, las emociones se comienzan a desbordar desde varios días antes y nadie pierde la oportunidad para hablar del Clásico Regio, para bien y para mal, como sucedió con el periodista David Faitelson… y los memes.

Así, la espera terminó y por fin llegó el silbatazo inicial. Debido a la importancia del juego y el nivel de los equipos, se esperaba que ambos clubes salieran a dar espectáculo, pero la realidad fue otra, al menos los primeros minutos del encuentro. El partido no ofrecía mucho y seguro varios estaban al estilo Pato Donald con el clásico “cuando estoy viendo el Tigres-Monterrey y me despiertan” o como Stan en The Office.

Afortunadamente, el partido cambió de ritmo y las emociones comenzaron a verse, principalmente gracias a Rayados, que durante el primer tiempo intentó más. Dos atajadas de Nahuel y un poste de Nicolás Sánchez fueron los avisos más importantes, hasta que apareció el gol.

Al minuto 43, Nico volvió a hacerse importante en un Clásico Regio y en un tiro de esquina le dio la ventaja a Rayados. Un cabezazo contundente dejó parado a Nahuel Guzmán y le puso justicia al partido. Al medio tiempo Monterrey se iba con ventaja al vestidor.

Por su parte, algunos se encargaron de valorar lo hecho por el defensor central de La Pandilla, a quien le gusta hacerse notar en esta clase de juegos.

La relevancia de Nico contra Tigres ha sido tal que ya tiene cuatro goles en siete clásicos disputados. El defensa goleador, el Sergio Ramos del futbol mexicano…

Para el segundo tiempo, Tigres trató de reaccionar y puso a trabajar a Marcelo Barovero, quien respondió con dos atajadas de gran nivel. Sin embargo, el que se llevó los reflectores fue André-Pierre Gignac, quien regresó a las canchas después de una prolongada ausencia.

Por desgracia para el francés, y su afición, no pudo hacer mucho durante el resto del encuentro, pues Rayados se paró bien atrás, en la que fue una decisión arriesgada por parte de Diego Alonso pero que terminó por funcionarle, aunque renunció al ataque casi por completo.

El próximo 01 de mayo, Rayados tendrá la oportunidad de tomar revancha por la final perdida en el Apertura 2017 y el escenario será su propia cancha. El orgullo estará en juego una vez más.

¿Podrá Monterrey soportar la presión y salir campeón en su estadio o Tigres demostrará que el BBVA es su ‘segunda casa’?