Gol de Chucky Lozano NO provocó sismo en la CDMX

El Gol de "Chucky" provocó un temblor en la CDMX
Getty

Y no, no es broma. O bueno, al parecer no lo es.

El gol que Hirving “Chucky” Lozano le anotó a Manuel Neuer en el partido inaugural del Grupo F del Mundial de Rusia 2018 entre México y Alemania, provocó un pequeño temblor en nuestra nación.

Según @SIMMSAmex, el salto de la gente que festejó el tanto del “Muñeco Diabólico” generó un “Sismo artificial” en la la Ciudad de México, el cual fue corroborado por la cuenta @SismologiaCh.

Este no es el único caso que se presenta en esta semana, ya que el sábado el servicio sismológico de Perú registró un movimiento telúrico cuando el árbitro pitó un penalti a favor en su partido contra Dinamarca.

Lee más: “He sido víctima de racismo en Holanda”: Hirving Lozano

Obviamente, la gente no lo creyó e incluso llegó a preguntar si no era una broma. Esta fue la respuesta:

Cabe destacar que los peruanos ya vivieron una situación similar, pues el gol que le marcó Jefferson Farfan al guardameta neozelandés Stefan Marinovic el pasado 15 de noviembre de 2017 en el Estadio Nacional de Lima generó una celebración que activó las alarmas sísmicas en la capital de Perú.

Lee más: Perú vs Dinamarca, partido histórico en el Mundial de Rusia 2018

Según la BBC, el festejo de los aficionados presentes en dicho cotejo provocó la suficiente actividad sísmica como para que el radar del Servicio Sismológico Nacional de la nación detectara un movimiento telúrico y sonaran los avisos previniendo a la población.

Al final, la selección peruana terminó imponiéndose 2–0 a Nueva Zelanda y de esta forma clasificó al Mundial de Rusia 2018, luego de estar 36 años fuera de la competencia.

¿Se la creyeron?

Arturo Iglesias, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, desmintió que haya habido un temblor: “Un sismo que sea provocado por la actividad dispersa de aficionados es una tomada de pelo.

Efectivamente, la actividad humana provoca movimientos que son detectados por los sismógrafos, pero son vibraciones sensibles. Incluso si una persona salta al lado de un aparato se capta, pero no es un sismo”, detalla. La ubicación de los sismógrafos respecto al movimiento de personas así como el número de personas que participan en la concentración también influyen en las mediciones”, aclaró Iglesias a la sección Verne, de El País.

¿Quién dice que el futbol no mueve masas?

Publicidad