Liverpool le da un baile a la Roma en las semifinales de la Champions [Goles]

De la mano de Mohamed Salah, Liverpool dio cátedra a la Roma por 80 minutos, que le permiten soñar con estar en Kiev.

La Chaaaaaampions regresó, al fin. Tras dos semanas de larga espera para todos los amantes al buen futbol, la Liga de Campeones volvió con las semifinales y Liverpool vs Roma fue el primer platillo de cuatro que conforman un banquete espectacular.

Tanto el cuadro inglés como el italiano llegaron a dicha instancia después de sorprender y dejar fuera al Manchester City y Barcelona respectivamente. Ahora, con el objetivo de ampliar más su gran historia, buscaban dar el primer paso que los llevara a Kiev, a la final de la Champions League.

Lee más: Liverpool y The Sun rompen relación por Hillsborough

El cuadro de Klopp supo perfectamente qué hacer desde el inicio del encuentro y se hizo amo y señor de él. Avisó desde los primeros minutos, pero no fue hasta el 35 que empezó la aplanadora Red, con Mohamed Salah como la figura principal. El egipcio se acomodó y puso un zurdazo en la escuadra. 10 minutos después, en el último suspiro del primer tiempo, fue el africano quien se encargó de definir con clase ante la salida del portero y poner el 2-0.

La clase de Mo también se vio en su (no) celebración, pidiendo disculpas al equipo que le dio proyección y que 12 meses antes disfrutaba de su talento.

Sin embargo, después del descanso, Mohamed se encargó de clavarle aún más el puñal a una Loba que simplemente no había llegado a Anfield. Dos asistencias del egipcio permitieron que Roberto Firmino y Mané pusieran un 4-0. El brasileño del tridente aún sumó uno más a su cuenta.

Con un aplastante 5-0 parecía que la Roma estaba sentenciada, pero de nueva cuenta el orgullo salió a flote y regresaron de ultratumba. Edin Dzeko puso a los italianos en el marcador a 10 minutos del final y Perotti, vía penal, puso el segundo para revivir las esperanzas de un equipo que está sacando fuerza de quién sabe donde.

Ahora, la Loba regresará al Olímpico de Roma con la misma tarea que contra el Barcelona: tres goles para avanzar. Y ahora no hay nadie que le pueda decir que no son capaces. El sueño aún tiene de donde agarrarse.

Publicidad