¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Klopp y Salah encuentran la redención: ¡Liverpool es campeón de la Champions League! [Goles]

El sueño se hizo realidad: después de 14 años, el Liverpool volvió a ganar una final de Champions League. Dos goles sentenciaron al Tottenham.
Redacción Los Pleyers
(Imagen: Getty)

El gran escenario estaba puesto: el Wanda Metropolitano recibió al Tottenham y al Liverpool para que se disputarán el trono de Europa. La Final de la Champions League 2019 en todo su esplendor. Ambos equipos llegaron a la última cita tirando de la épica en Semifinales y todo hacía pensar en que se vería un duelo espectacular, pero…

El partido inició como nunca antes visto. No había terminado de transcurrir ni el primer minuto de juego, muchos aficionados apenas estaban buscando sus lugares en el estadio o en los sillones de su salas, y el árbitro ya había pitado un penal a favor del Liverpool, el más rápido en la historia de la Copa de Europa. Sí, ni siquiera en sus mejores sueños el cuadro Red había imaginado un guion de partido así.

El encargado de tomar la pelota fue el mismo jugador que justo un año atrás salió entre lágrimas y con el hombro destrozado: Mohamed Salah, el gran referente del equipo de Jürgen Klopp. El egipcio no se achicó y tuvo su esperada redención en el partido más importante de Europa tan solo 12 meses después. Un zurdazo prácticamente al centro fue el primer portazo a las ilusiones de alzar la Orejona para el Tottenham.

A partir de ese minuto dos, se esperaba una reacción feroz del equipo de Londres, pero esta no apareció en los 45 minutos iniciales. Después de los primeros 120 segundos, toda la explosión generada por el gol se apagó casi por completo en Madrid. Ninguno de los dos clubes logró generar ocasiones ni emociones en las porterías contrarias. Si bien el cuadro de Mauricio Pochettino trató de tener el balón, la presión Red provocó que esa tenencia del esférico fuera estéril por completo.

Tras el medio tiempo quedó claro que los Spurs necesitaban dinamitar el partido. Salir a buscar el gol del empate y hacer una hazaña como la que semanas atrás forjaron en Amsterdam. Sin embargo, el Tottenham no se encontraba en el campo. Trazos largos facilitaron la tarea del Liverpool en defensa y hasta el minuto 72 encontraron su primer tiro al arco. Aunque parecía poco, este fue un parteaguas para el cuadro londinense.

Durante los siguientes 20 minutos, el ataque del Tottenham comandado por Son Heung-Min, Lucas Moura y Christian Eriksen se fueron encima de la portería de Alisson Becker, pero este siempre estuvo a la altura del encuentro, respondiendo a los tiros de larga distancia. A diferencia del año pasado recordar a Karius-, el conjunto Red encontró en el brasileño el cerrojo perfecto que les permitió mantener la ventaja y seguir soñando con la Champions League.

Por desgracia para los Spurs, y cuando más ejercían presión sobre la meta del Liverpool, apareció la figura de Origi. El delantero -que entró de cambio por Roberto Firmino- sentenció el encuentro al 88′. Después de un tiro de esquina y una serie de rebotes, el belga aprovechó un espacio para poner un zurdazo en la esquina inferior de la portería de Hugo Lloris y así sentenciar la Final para darle la sexta Copa de Europa al Liverpool

Esta noche servirá para que todos aquellos que alguna vez llamaron ‘perdedor’ a Jürgen Klopp den marcha atrás. Sin ser espectacular, el planteamiento del alemán fue muy superior al de Pochettino y quedó demostrado en la mayor parte del juego. Hoy, al igual que Salah y todo Liverpool, el técnico vive una de sus noches más gloriosas. Hoy Jürgen es leyenda de un club histórico de la mano de un grupo de jugadores que siempre serán recordados y que sí: nunca caminarán solos.