Febrero es ese mes que tiene en sus días una de las fechas más importantes del año: ¡el regreso de la Champions League! Tras dos meses casi enteros sin poder ver el mejor futbol de Europa, la pelea por la Orejona volvió con los Octavos de Final y lo hizo con dos partidos que en el papel lucían muy parejos: Roma vs Porto y Manchester United vs PSG.

Iniciemos en Italia. La Roma recibió en el Olímpico a un Porto líder en la Fase de Grupos y de liga en Portugal. La Loba, por su parte, no atraviesa su mejor momento en los torneos locales pero eso no le impidió poner condiciones en su casa y encaminar una eliminatoria que aún está muy abierta.

Así quedaron las llaves para los Octavos de la Champions

Las porterías de Roma y Porto se mantuvieron con cerrojo todo el primer tiempo, cumpliendo con las expectativas de que sería un partido cerrado. Sin embargo, en cuestión de 10 minutos, los goles cayeron en cascada. El equipo local abrió el marcador al minuto 70 y seis después asestó el segundo golpe que parecía dar tranquilidad. Ambos tantos fueron obra de Nicoló Zaniolo.

Irse de casa sin encajar gol era lo mejor para la Roma, pero el cuadro portugués respondió al 79 con un buen gol de Adrián López, ex Atlético de Madrid. Un 2-1 a favor de la Roma que al Porto no le sabe mal, considerando el gol de visita y que cierra en casa.

La eliminatoria está muy viva.

A la misma hora, pero en Inglaterra, Manchester United y PSG disputaron una de las eliminatorias más atractivas de los Octavos de Final. El cuadro parisino llegó al partido con las bajas de Neymar y Cavani; mientras que los Red Devils es uno de los equipos más en forma de la Premier League y, sin embargo, sufrieron demasiado.

El primer tiempo fue muy parejo, pero las salidas por lesión de Jesse Lingard y Anthony Martial por parte del Manchester condicionaron los segundos 45 minutos, donde el PSG tomó el control por completo y en cuestión de siete minutos sentenció el encuentro.

Un tiro de esquina rematado por Kimpembe y una asociación Di María-Mbappé fueron los dos clavos que el cuadro de Ole Gunnar buscará revertir en París, en una tarea que luce muy complicada.

¿Será que por fin que el PSG esté para pelear la Champions League? El primer golpe de autoridad ya lo dio.