¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

César Andrade, la estrella fugaz del futbol mexicano

César Andrade fue un futbolista promesa del Atlas, pero un accidente automovilístico terminó con su carrera.
Redacción Los Pleyers
César Andrade Futbolista (Foto: Los Pleyers)

Todos soñamos con ser estrellas del futbol profesional, hay que estar preparados a la nueva vida, porque cuando los ingresos son mayores y se cae en los excesos. Es el caso de César Andrade, exfutbolista del Atlas que tenía un futuro prometedor, pero un accidente automovilístico lo dejó fuera de ser una figura e incluso puso en riesgo su vida.

Te recomendamos: Pachuca despide a tres jugadores tras accidente automovilístico.

Una de las canteras más importantes del futbol mexicano es el Club Atlas, que desde hace muchos años se ha destacado por detectar talento, desarrollarlo y vender a buen precio. Una de las promesas más recordadas es César Andrade, un joven que en pocos partidos demostró habilidad y velocidad, lo que le bastó para llegar a la Selección Juvenil.

Ya era un ídolo para la población de San José Iturbide, Guanajuato, había convencido a su madre de dejar por un momento sus estudios para fichar con los Rojinegros. Muchos recuerdan a César Andrade porque su carrera terminó de una forma dramática, una baja de juego lo llevó a una depresión y una noche decidió mitigar las penas con unos tragos de alcohol, pero todo salió mal.

“Lo último que recuerdo y porque me lo dijeron algunas personas que estuvieron conmigo, es que salimos y nos subimos al carro. No lo recuerdo todo porque fue un golpe muy fuerte, créeme que si lo recordara no me afectaría en nada decirte cómo fue”, recordó el futbolista para Historias Engarzadas.

César Andrade y su compañero Javier Amador se impactaron contra el muro de contención del Periférico en Zapopan, Jalisco. Lo que les provocó lesiones en órganos, contusiones y fracturas múltiples, ambos dieron positivo en la prueba de alcohol y su estado era crítico.

Seis días después del accidente y luego de que un grupo de especialistas revisarán la situación, se tomó la decisión de que por la salud de Andrade, lo mejor era amputar la pierna izquierda. Fue el 18 de noviembre cuando el exfutbolista despertó y su hermano Carlos le tuvo que dar la noticia.

“Lo primero que le dije fue ‘¿voy a poder caminar?’ Con eso me bastó, pero fueron días complicados. Tuve que usar una prótesis, pero no quise y cuando acepté me sentí muy triste”.comentó.

La depresión llegó, incluso pensó en suicidarse y su familia tuvo que intervenir. Como parte de una ayuda, el Club Atlas le ofreció trabajo, incluso Lavolpe le dio la oportunidad de integrarlo a su cuerpo técnico para ser entrenador.

Ambos futbolistas se distanciaron, pero después de 10 años se reencontraron para perdonarse.

Por ahora, Cesar Andrade se dedica a entrenar niños y dar platicas para alejar a los jóvenes del alcoholismo.

Te recomendamos: